La conmovedora lucha de Marie Fredriksson: La cantante de Roxette que le pelea a la vida

Roxette suspendió su gira reciente, pero lanza nuevo disco: Descubre la desgarradora historia de su histórica cantante: Marie Fredriksson.

Guía de: Música Pop

 

DBA1248B40A0E1BDFC4C45E0A04AC96E0C3B82725983A74DD928F1310C2ADE3D

Por razones editoriales, el título de este artículo no pudo salir tal como era. Ahora que estamos en confianza, sólo los interesados, lo podemos decir completo. El título era: “Marie Fredriksson, la inmortal cantante de Roxette que le pelea a la vida con sus ovarios de plomo”.

Marie nació en Suecia, todos lo saben. Y alcanzó la fama total en los 90s cuando su voz llegó hasta los pasacassetes de los rincones más lejanos del mundo. El planeta entero la admiraba. Roxette, la banda que había fundado junto a Per Gessle, era inclasificable: no era pop, por su dramatismo; no era rock, por su voz de mujercita hermosa; no era melódica, por su inquietud artística. Haciendo una analogía futbolera, era la música total, como aquel Holanda del 74. Marie se plantaba ante un micrófono, Per enchufaba las guitarras y canciones inmensas brotaban desde el alma. Roxette cantaba sobre la soledad y el desamparo. El amor y la compañía. Las expectativas y las frustraciones, sobre cuanto abordaba el ser.

En 2002, la vida le puso la trampa más traicionera a Marie. Tumor cerebral, dijo el diagnóstico. Los sueños y el talento artístico de la cantante se encontraron cara a cara con la muerte, que se relamió. Pero Marie tenía otros planes.

Cuando la artista perdió el habla, los médicos se decidieron: no podían esperar más. La operaron… y vuelta a empezar. La figura mundial que antes no podía salir a la calle sin ser abordada por fans comenzó una lenta y solitaria recuperación en la gélida y olvidada Estocolmo. Empezó por lo básico: aprender a leer, aprender a escribir.

Fredriksson volvió al ruedo años después, con proyectos solistas. Cuando volvió a cantar en vivo, un puñado de críticos mononeuronales cuestionaron su performance; los pobres no entienden que el arte se compone sólo en parte de excelencia técnica. Roxette regresó y conmovió a todos.

Una noticia reciente duele: la banda suspendió su gira de presentación del nuevo disco “Good Karma”. Otra vez sopa. Otra vez Ella. La que sabe que manda y así juega, con sus reglas. Pero Marie le está peleando. Con sus ovarios de plomo. Y vaya si le está peleando. Le está ganando.

Su clásico imperecedero: “It must have been love”

 

Su nuevo corte de “Good Karma”: “It just happens”

Más sobre Música Pop

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X