La trágica historia de la verdadera “Mujer bonita”: La esposa de Roy Orbison inspiró la canción

A la mujer del cantante no le fue tan bien como a Julia Roberts.

Guía de: Música Pop

aa6e40cd4dcb73810e0532096725e7c0

Hace tres décadas una película llegaba para instaurarse al podio de las comedias románticas de la era moderna. Como nunca antes y después, la película quedaba relacionada a una canción, al punto de confundir sus nombres: ¿Cuál es “Pretty Woman” y cuál “Oh Pretty Woman”?

Develemos el misterio de entrada: La película es Mujer bonita. La canción es Oh Mujer Bonita. Pero, ¿quién era la “mujer bonita” que inspiró la canción? Roy Orbison compuso la canción en 1964, inspirado en su mujer Claudette. El propio Roy falleció a los tempranos 52 años luego de haber vivido una serie de acontecimientos terribles. Pero esta es la historia de ella, de Claudette, que no fue mucho más leve.

Cuando la pareja cumplía el séptimo año de casado, con dos hijos a cuestas, Claudette entró donde ensayaba el músico junto a su guitarrista Billie Dees y le pidió dinero para ir de compras. Roy contestó: “Una mujer bonita nunca precisa dinero”. Minutos después la canción estaba concluida.

gossip201909095

El tema fue furor y empujó hasta a los mismísimos Beatles y Rolling Stones a buscar un riff como aquel (Day Tripper y Satisfaction pueden comprenderse tras Oh Pretty Woman). La pareja que formaban Roy y Claudette tuvo un quiebre tras la edición de 1964, un retorno posterior, un tercer hijo y un gran momento en 1966. Eran épocas de amor por las motos y Claudette era fan de ellas: el 6 de junio de 1966 no pudo detener su moto y se incrustó debajo de un camión, falleciendo al instante; tenía apenas 25 años.

“Roy vivió un infierno. Lo único que quería era desaparecer de la faz de la tierra y llegó a comprar 20 hectáreas de terreno en el monte para construir una casa para desconectar (…) Entendió que huir no le iba a quitar de la cabeza la traumática experiencia de ver a Claudette tirada en el asfalto con un vestido blanco que, en cuestión de minutos, pasó a teñirse de un horrendo color rojo oscuro”, narró alguna vez el biógrafo Pedro Guerrero, autor de Roy Orbison: Alma de Rock & Roll.

Lo dicho, Orbison volvió a casarse dos años después. Pero la tragedia lo siguió a su nueva vida: dos de sus hijos con Claudete fallecieron en un incendio. Tendría dos hijos más con Barbara, su segunda esposa, pero su propia vida no duraría mucho. Murió en 1988. Años después su nombre sería reivindicado para siempre con la actuación de Julia Roberts, que disfrutó de una vida mucho más feliz (y larga) que la de la pobre Claudette.

Más sobre Música Pop

    Tags:
Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X