Inicio » Música Pop » Equipo

Recitales: el problema de estar en las primeras filas

En el show de Stevie Wonder había ubicaciones Silver, Golden, Diamante, y cuanta gema a usted se le pueda ocurrir.

Hay shows que ameritan estar sentados y disfrutar de lo que sucede sobre el escenario, no perderse ningún detalle, pero muchos otros que obligan a bailar y estar de pié la mayor cantidad del tiempo.

Estar en Primera Fila

Foto: Internet

Una ubicación privilegiada, naturalmente, es sinónimo de un alto precio y el público de las primeras filas de los recitales es distinto, pues de alguna manera logra abstraerse de lo que sucede en el resto del lugar e insiste en mantener una actitud casi ridícula en algunos pasajes.

Las productoras nacionales ya se acostumbraron a segregar al público al extremo. En el show de Stevie Wonder había ubicaciones Silver, Golden, Diamante, y cuanta gema a usted se le pueda ocurrir. Y aunque no hay nada de malo con eso, finalmente el mercado manda, lo que sí está muy mal es la cantidad de entradas que se regalan en esas ubicaciones. Lo que las productoras no entienden, es que esos regalos masivos por cuestiones de marketing, auspiciadores o lo que sea, van en estricto desmedro del show.

Durante el show de Stevie Wonder la noche del martes recién pasado, arriba del escenario había una banda de factura galáctica acompañando a una leyenda viva de la música mundial, un tipo que emanaba ritmo, energía e invitaba a ponerse de pié para bailar el show completo, especialmente la última parte, cuando sonaron Sir Duke y Superstition, entre otras. No obstante, y mientras el Movistar Arena bailaba, en las primeras filas una funcionaria de la organización hacía su trabajo: obligar a sentarse para que el resto de las filas, esos que estaban sentados, pudieran ver el espectáculo.

Personalmente no me quedaron más opciones que hacer caso omiso a esas invitaciones de esta funcionaria que probablemente terminó muy enojada esa noche, mi actitud, así como las de varios más que sí habíamos pagado la entrada para estar ahí, obligó a las filas posteriores a ponerse de pié y despertar, ¡estábamos con Stevie Wonder frente a nuestros ojos!

El estar en un recital es mucho más que disfrutar de la clase y talento del artista y su banda, es una experiencia que involucra el ambiente que se genera y la conexión del público con quienes están sobre el escenario. Para ir a estar sentados en un show que invitaba a bailar y disfrutar, mejor no regalar la entrada y sí el DVD del show para que puedan verlo, cómodamente, sentados en sus casas.

Más sobre Música Pop

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X