Famoso paparazzeo a Marcelo Ríos cumple 18 años: El escandaloso baile que hizo llorar al Chino

El exnúmero 1 del mundo fue fotografiado en una discoteca y explotó un escándalo que derivó en la ruptura con su novi a costarricense.

Guía de: Paparazzis

 

El llanto del "Chino" Ríos para pedirle perdón a Giuliana Sotela, tras el escándalo registrado por paparazzis  / www.lacuarta.com

El llanto del “Chino” Ríos para pedirle perdón a Giuliana Sotela, tras el escándalo registrado por paparazzis / www.lacuarta.com

El 29 de marzo de 1998 fue una fecha que quedó grabada, para los chilenos, como una jornada gloriosa. Que motivó el festejo de todos, sean fanáticos del tenis o no. Ese día, Marcelo “Chino” Ríos aparecía en el ranking como número 1 del mundo.

Con tan solo 22 años, el zurdo de Vitacura lograba lo que muchos jugadores desean pero pocos concretan: llegar a la cima del tenis. Dejar a Chile en lo más alto del listado de la ATP, en lo que pareció que sería solo el principio de un camino lleno de alegrías.

Pero un escándalo que ocurrió tan solo 1 año después lo llevó a “odiar” a los paparazzis y los periodistas de farándula que, según el extenista, “hablan cualquier huevada”. Fue un quiebre. Un antes y después.

Luego vendrían más bochornos. Pero ese, el primero de todos, fue un gran disgusto del ex subcapitán del equipo chileno de Copa Davis, quien siempre prefirió evitar a la prensa por no sentirse cómodo. Es hasta el día de hoy que despotrica casi contra cualquier publicación que hable de él.

Este año, de hecho, se fue del país para radicarse en una lujosa mansión, en Estados Unidos, con el motivo de estar más tranquilo y evitar el acoso periodístico.

Volviendo al hecho concreto que determinó el fin de su relación sentimental, el mismo consistió en un baile cariñoso con una mujer que no era su pareja de entonces, Giuliana Sotela, en una discoteca de París.

Si bien 18 años atrás no existían las redes sociales que hoy viralizan y hacen que explote cualquier escándalo, la revista Cosas publicó las imágenes que probaron un comportamiento indebido de Ríos. Y eso alcanzó para que una “granada con la cara de la modelo costarricense” le explote en las manos.

¿Llorar para pedir perdón? Sí. Eso hizo Marcelo: como consecuencia de la difusión de las fotos, montó una conferencia de prensa junto a su preparador físico, Manuel Astorga, para pedirle disculpas, a puro llanto, a Sotela.

Esa estrategia le funcionó a medias. En principio, su pareja lo condonó y la relación siguió un tiempo más. Pero nunca fue igual. Más temprano que tarde, la ruptura resultó imposible de evitar para el “Chino”.

 

 

 

 

Más sobre Paparazzis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X