Antropófagos en Tierra del Fuego: La otra parte de la historia

Existen relatos de viajeros que hablan de episodios de canibalismo en la Tierra del Fuego. Descubre esos testimonios que se insiste en acallar.

Guía de: Patagonia

colorized-image

Grabado holandés de 1631 representando el encuentro entre la flota de Jacques L’Hermite y los yámanas en Bahía Nassau.

En la página 306 del “Viaje del Viaje de Naturalista Alrededor del Mundo”, de Charles Darwin, puede leerse una observación sobre los indígenas yaganes o yámanas:

“Las diferentes tribus, cuando guerrean entre sí, son caníbales. De dos testimonios concordes del todo, pero enteramente independientes, el de un muchacho que lo refirió a Mr. Low, y el de Jemmy Button, resulta probado con toda certeza que cuando en invierno los aprieta el hambre matan y devoran a las ancianas de la tribu, antes que a sus perros. Cuando Mr. Low preguntó al muchacho la razón de esto, respondió: «Los perros cogen nutrías, y las viejas no». El chicuelo describió el modo que tienen de matarlas, reteniéndolas sujetas sobre el humo hasta que se asfixian; imitaba como por juego los gritos de las víctimas, e indicaba las partes de sus cuerpos que se consideraban más apetitosas. Con ser horrible una muerte de esta índole, a manos de sus mismos parientes y amigos, ¡todavía parecen más espantosos los temores de las ancianas cuando empieza el hambre a dejarse sentir! Me contaron que a menudo huyen a las montañas; pero que los hombres las cazan en aquellos sitios y las vuelven a traer a sus lugares para ser sacrificadas”.

La observación fue realizada entre el 25 y el 30 de diciembre de 1832. Darwin toma los dichos de Mr. Low, que era patrón de un barco dedicado a la caza de focas, y que mantenía buena relación con los indígenas. Uno de los yámanas le habría confiado los detalles sobre la costumbre antropofágica de su pueblo. Por su parte, Jemmy Button, era un indígena yámana que había permanecido dos años en Inglaterra y educado en la cultura británica. El capitán Robert Fitz Roy le devolvía en ese viaje a su etnia con la esperanza de que divulgara entre ellos la conveniencia de adoptar la cultura inglesa.

Los “comedores de carne cruda”

Mientras el vicealmirante Geen Huygen Schapenham, exploraba la costa de la actual Bahía Nassau, 17 marinos holandeses desarmados fueron muertos por los yamanas en la península Hardy. Hallaron los cuerpos de cinco de ellos con horribles mutilaciones y faltantes. Los restantes doce nunca fueron hallados. Los holandeses entendieron que habían sido comidos por los indígenas. Tal encuentro ocurrió en febrero de 1624 y forma parte del primer contacto documentado entre yámanas y europeos.

El “Informe Schapenham”, que detalla el hecho antes mencionado, fue el resultado de cinco días de minuciosa exploración (21 al 25 de febrero) en las actuales islas Navarino, Lennox y alrededores, documentando habitantes, geografía, fauna y flora de la región. El primer encuentro con yámanas fue amistoso, pero el 23 de febrero todo cambió. Un grupo de marinos holandeses fueron a la península Hardy a recoger agua y fueron atacados: “los salvajes vinieron con la bruma y mataron y golpearon a 17 hombres con sus hondas y garrotes; lo que no les había resultado difícil puesto que los marineros no tenían armas. Y todo a pesar de que ninguno de los nuestros les había hecho la menor provocación o el menor insulto a esos bárbaros”.

Años antes, en 1587, Francisco Pretty, cronista en el viaje de Cavendish, había calificado a los indígenas de la región como caníbales o comedores de carne cruda. Quizás esa costumbre y la belicosidad que solían presentar los indígenas haya influido en el concepto de antropófagos. En época reciente, la arqueóloga francesa Annette Laming-Emperaire, quien trabajo largamente explorando y estudiando los restos de antiguos poblamientos fueguinos, mencionó haber descubierto señales que considera inconfundibles de antropofagia entre los antiguos alak’aluf, primos hermanos de los yámanas.

canalmurray

Fotografía del Canal Murray, en la región que nos ocupa. Foto: LOS CANOEROS DEL FIN DEL MUNDO. Dominique Legoupil y Nicolás Lira

Informes “olvidados”

Son numerosos los autores que soslayan, rechazan o desacreditan las referencias a costumbres antropofágicas en los indígenas canoeros de Tierra del Fuego. Sin embargo ellas existen. El informe Schapenham forma parte de los documentos que extrañamente no han tenido adecuada difusión ni se les considera al momento de revisar la historia. Gracias a que forma parte del diario de a bordo de la Amsterdam, nave capitana de la flota holandesa, se ha podido obtener dicha información. Debe señalarse que una de las escasas referencias modernas sobre el informe corresponde al trabajo del etnólogo y sacerdote Martín Gusinde, “Die Yamana”.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios