Campaña busca evitar la desaparición del Ñandú en la región de Aysén

La especie autóctona se encuentra en estado de casi extinción en la región.

Guía de: Patagonia

Selección_101

Captura de pantalla.

Diez polluelos de ñandú se sumaron a la población salvaje en riesgo de extinción de la región de Aysén. Los nuevos habitantes del Parque Nacional Patagonia llegaron en vuelo directo desde la Reserva Quimán, en la Región de los Ríos.

Llegaron para quedarse

“Esperamos que puedan vivir libremente en la naturaleza y ser parte de una población nativa”, expresó Constanza Pérez, de Reserva Quimán, quién agregó que la expectativa es esta acción sea una de varias dirigidas a restaurar el equilibrio de los ecosistemas y sus especies. Los polluelos comenzaron su etapa de aclimatación en el Centro de Reproducción del Parque Nacional Patagonia, para posteriormente ser liberados al medio silvestre.

La acción mancomunada de Fundación Reserva Quimán y Tompkins Conservation Chile, con la colaboración de Conaf, permitió que los charitos (denominación popular de los polluelos de ñandú) arribaran al lugar para reforzar la muy reducida población salvaje de este habitante autóctono patagónico.

Selección_102

El arribo de los polluelos al Parque Nacional Patagonia. Foto Fundación Quimán.

Cabe recordar que a fines de noviembre 2020, nacieron los primeros seis polluelos en el Centro de Reproducción para la conservación del Ñandú del Parque Nacional Patagonia, gestando la esperanza de recuperar la especie en la región. De acuerdo a lo informado por Radio Canadá Ambiente, en los últimos cinco años se contabilizaron no más de 20 individuos de la especie en estado salvaje en la región.

Los charitos necesitan un período de cuatro a cinco meses de aprendizaje junto a los adultos de la especie antes de desenvolverse en forma autónoma en la naturaleza. Facilita su adaptación los hábitos gregarios de la especie, conformando grupos autosuficientes de varias decenas de individuos.

La casi extinción de la especie en la región de Aysén, y otras aledañas, se debe principalmente a la caza masiva para la comercialización de plumas, carne y otras partes del animal. Otro factor que pone en riesgo a los ñandúes es la recolección de sus huevos, los cercos que impiden su traslado o huida en caso de peligro y la presencia de perros asalvajados y también domesticados que los atacan y matan.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios