Conoce al misterioso Chumaihuén, el pequeño habitante de los montes de Chile

Un misterioso y muy pequeño marsupial habita en la espesura de los montes chilenos. Conoce al Chumaihuén, o monito de monte.

Guía de: Patagonia

monito

La Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT), a través de su programa Explora, y del especialista e investigador, doctor en Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Chile, Juan Luis Celis, nos aproximan a uno de los más extraños y elusivos integrantes de la fauna chilena, el Chumaihuén o monito de monte (Dromiciops gliroides).

Un encuentro fortuito

El entonces profesor Celis, buscando un tema para su doctorado en Chiloé, y realizando un muestreo de fauna en el monte, se encontró con un pequeño animal de apariencia de ratón. El hocico puntiagudo, ojos pequeños y amistosos – señala Celis- más su larga y gruesa cola le indicó que estaba frente a un animal muy diferente.

“Es el único representante vivo de un orden completo, el microbiotherio”, afirma Celis. Debe mencionarse que los microbioterios son un orden de marsupiales australianos, pero que su única especie viva habita en relictos selváticos y de monte en la Araucanía, Los Lagos, y una pequeña franja cordillerana de la Patagonia argentina.

El monito de monte

El doctor Celis describe al monito de monte como de movimientos ágiles y de asombrosa habilidad para desplazarse entre los árboles. En su adultez puede llegar a medir unos 25 centímetros y es el único marsupial de Sudamérica que hiberna, ya que su temperatura corporal apenas llega a los 10º C, más cerca de los reptiles que de los mamíferos.

Agrega que hay períodos en donde puede llevar prácticamente a cero su metabolismo, “y se han registrado casos donde hay animales que, en días buenos, se despiertan, se levantan, comen lo que encuentren y después vuelven a dormir. Por eso, más que hibernar, uno debería decir que el monito entra en un estado de sopor profundo”, concluye Celis.

Monito3

Foto: Explora.cl

Dado su característica de tamaño, población y costumbres elusivas se sabe muy poco del monito de monte. Algunos investigadores sostienen que habría tres especies: gliroides, bozinovice y mondaca, diferenciándose en los tamaños y formas de sus cráneos. No concuerda con ello el doctor Celis, quien considera que aún sería prematuro requiriendo mayores estudios y seguimientos.

Si se considera en general que el monito de monte cumple un rol fundamental en el ecosistema que habita por ser buen consumidor de insectos y frutos silvestres, de los cuales ingiere las semillas completas. Transformándose así en un dispersor natural de al menos 16 especies vegetales autóctonas. Se cree, además, que sería el único dispersor de determinadas especies vegetales que tienen en común frutos de color verde, no consumidos por las aves.

“Durante años, el monito fue considerado vulnerable, pero hoy está en la categoría de casi amenazado. Esto, gracias a su gran capacidad de reproducción —tiene entre tres y cinco crías por temporada— y a su facilidad para adaptarse a cualquier ambiente donde exista sotobosque, el conjunto de arbustos, hierbas y matorrales que crecen bajo el dosel de los árboles. Su fragilidad, sin embargo, persiste a causa de la degradación de su hábitat. La explotación forestal, dice Celis, es un factor importante en ello, pero también hay otro fenómenos que provoca un importante impacto en el ecosistema del marsupial chileno”.

108188237_2616382301934309_6179194888866916294_n

Foto: Picuki.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios