¿Conoces el Parque Nacional Kawésqar? Te invitamos a descubrir este idílico rincón de la Patagonia

Uno de los parques nacionales más extensos de Chile y que protege especies únicas de la Patagonia. Conózcalo.

Guía de: Patagonia

Es_INdHXAAYzj9s

Foto: La Ruta de los Parques de la Patagonia – Fundación Hopkins.

El Parque Nacional Kawésqar es una de las áreas protegidas más grande de Chile. Cubre casi tres millones de hectáreas (2.842.329,1 Ha.) en la Región de Magallanes. Surgió oficialmente el 30 de enero de 2017 con el objetivo de preservar una muestra representativa de los ecosistemas subantárticos patagónicos.

Qué protege el parque Kawésqar

Creado sobre terrenos desafectados de la ex Reserva Forestal Alacalufes y sumando áreas donadas por la Fundación Tompkins, más varios terrenos fiscales, totaliza una superficie de casi tres millones de hectáreas. Incluye grandes extensiones de los archipiélagos en las provincias de Magallanes y la Última Esperanza, así como la mitad de la Isla Riesco. Su geografía ofrece un amplio muestrario de cordilleras, bosques, glaciares, fiordos, lagos y pantanos. El área es administrada por CONAF como parte del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE).

Pisos vegetacionales comprendidos en el área protegida:

Bosque siempreverde templado costero de coigüe de Magallanes y notro

Bosque siempreverde templado costero de coigüe de Magallanes y canelo

Turbera templada costera de Donatia fascicularis y Oreobolus obtusangulus

Turbera antiboreal costera de Astelia pumila y Donatia fascicularis

Turbera antiboreal costera de Bolax bovei y Phyllachne uliginosa

Turbera templada antiboreal interior de Sphagnum magellanicum y Schoenus antarcticus

Matorral bajo templado antiboreal andino de Bolax gummifera y Azorella selago

Bosque mixto templado antiboreal andino de coigüe de Magallanes y lenga.

Incluye especies arbóreas como el Coigüe de Magallanes, el Ciprés de las Guaitecas (Pilgerodendron), Lengas, Ñirres y la escasa población de Canelos, junto a arbustos autóctonos como el Chilco (Hardy Fucsia), Calafates (Magallanes Agracejo) y Zarzaparrillas.

Se han detectado en el parque la presencia de unas 24 especies de mamíferos. Entre ellos se destacan huemul, puma, gato montés, zorro culpeo (zorro andino), y el zorro chilla (zorro gris), aunque la gran variedad está en las 136 especies de aves: cóndor, Fio-Fio, churrín del Sur, carpintero negro y las aves marinas: albatros de ceja negra, golondrina del mar, y cormoranes. Un capítulo especial para el dragón de la Patagonia, un insecto adaptado al exigente medio de temperaturas bajo cero grados en gran parte del año.

Las costas, fiordos y mar del parque son hábitat de cuatro tipos de delfines junto a leones y elefantes marinos, pingüinos, focas leopardo y ballenas, entre ellas la ballena jorobada. En costas, ríos y lagunas las habituales nutrias de río. Debe destacarse que la región es donde habitaban los antiguos Kawésqar, que según los relatos de los primeros viajeros en la región eran hábiles marinos sobre sus canoas hechas de corteza de coigüe sujetas con fibras vegetales. Existen pinturas rupestres en Isla Madre de Dios que sugieren que la cultura desarrolló, o estaba en proceso, de algún tipo escritura o simbología.

Es_IRwnW4AECljZ

Foto: La Ruta de los Parques de la Patagonia – Fundación Hopkins.

Es_IOd4XIAMWU6F

Foto: La Ruta de los Parques de la Patagonia – Fundación Hopkins.

Es_IPvYW8AsOvhT

Foto: La Ruta de los Parques de la Patagonia – Fundación Hopkins.

Selección_067

Foto: La Ruta de los Parques de la Patagonia – Fundación Hopkins.

Selección_068

Foto: La Ruta de los Parques de la Patagonia – Fundación Hopkins.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios