El misterio de las Carmelitas Descalzas que se contagiaron con Covid-19 aún viviendo en clausura

Aún no se ha podido determinar cómo ingresó el virus al convento.

Guía de: Patagonia

Selección_015

Reunión posterior al alta médica. Foto ADNSur.

En la Comunidad Diadema, situada a 30 kilómetros de Comodoro Rivadavia, aún no encuentran explicación al contagio con Covid-19 de un grupo de monjas en estricta clausura. De las 13 mujeres en el monasterio, 11 presentaron síntomas y dieron positivo a fines de octubre.

La hipótesis con mayor grado de posibilidad es que el virus pudo haber ingresado a través de alguna de las donaciones o cartas, que pudieron estar contaminadas, elementos que los fieles suelen entregar y escribir a las monjas. Ya se ha descartado la posibilidad de que se contagiaron a través de un proveedor, ya que no tienen contacto directo con ellos.

Cuando todo pase

“Después de todo el proceso que han estado pasando, el sábado a la mañana pudieron reunirse todas para el desayuno, así que fue una alegría muy grande el estar juntas y el poder conversar, porque cada una había hecho el aislamiento como el médico les pedía”, comentó el obispo de Comodoro Rivadavia, Joaquín Gimeno Lahoz, en declaraciones a medios de comunicación.

A pesar de ello, resulta desconcertante que en las fotografías las monjas no porten barbijos. Además, están a distancia poco prudencial de personas integrantes de los grupos de riesgo, tal como se aprecia en la fotografía que ilustra la nota.

El obispo también señaló que “todos los días estuve en comunicación con ellas y vi un proceso que iban mejorando constantemente. Ya cuando les dieron el alta epidemiológica fue para ellas una reflexión de decir cuánto les ha servido este tiempo para pensar y rezar, esos valores que uno los vive de una manera casi inconsciente y sin embargo cuando llega el momento de silencio, soledad y del dolor, hace que se vayan encarnando de una forma más fuerte”.

carmelo

Las monjas, recuperadas.

El convento de los altos muros

El Monasterio San José está situado a 27 kilómetros de Comodoro Rivadavia. La comunidad de la congregación se denomina: “Monjas Descalzas de la Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo”. Antiguos pobladores afirman que fue construido a partir de las antiguas gamelas (grandes superficies cubiertas utilizadas para descanso o almuerzo) usadas hace más de 50 años por los trabajadores solteros de la empresa petrolera Shell. En la posterior reforma edilicia se realizaron trabajos remedando el estilo colonial de la iglesia madre Santa Bárbara. Afirman que el pasado año, las monjas recibieron un llamado telefónico del Papa Francisco.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios