La Machi: símbolo de la Patagonia misteriosa y mágica

Popularmente se les identifica como curanderas o sanadoras ligadas a las tradiciones mapuches. Pero existe un complejo y diverso universo “machi”.

Guía de: Patagonia

Hay una Patagonia desconocida, mágica y que excede el mundo que conocemos.

Machi tratando a un paciente (1908).

Machi tratando a un paciente (1908).

Popularmente se les identifica como curanderas o sanadoras ligadas a las tradiciones mapuches. Pero existe un complejo y diverso universo “machi” que excede de la simple clasificación de curanderas. Las “machis” son también intérpretes de los sueños e intermediarias entre el pueblo mapuche y la región celeste, el “wenu mapu”. Dicen que están dotadas de facultades adivinatorias, terapéuticas y rituales. De su mediación con las divinidades dependen, muchas veces, la salud, el bienestar y la carencia o relativa abundancia de alimentos y bienes de las comunidades. Antiguamente las machis eran hombres. En general, eran hombres con fuertes inclinaciones femeninas o directamente homosexuales que vestían como mujeres y se caracterizaban como ellas.

Machitún mapuche. Atlas de la historia física y política de Chile.

Machitún mapuche. Atlas de la historia física y política de Chile.

Hombres y mujeres mágicos

Según Alberto Vúletin, estudioso del tema, el término machi provendría de los vocablos quichuas macho (viejo), y maichic (astuto), dos características que las distinguen. La machi conoce las propiedades de cada hierba, planta o sustancia natural y con ellas prepara su medicina (lawen) para los enfermos. Se cree que también tienen el poder de controlar el clima y predecir hechos futuros.  Esos conocimientos sumados a su poder de interpretación y mediación con las divinidades, les transforman en personalidades relevantes dentro de la comunidad.

La machi es quien se enfrenta a las fuerzas malignas y dañinas del mundo. Ellas se rigen por el concepto de que todo mal o padecimiento de un ser, siempre tiene origen en un agente dañino que ha penetrado el cuerpo y debe ser expulsado. Agregan la cualidad de descubrir a las brujas o personas dedicadas al daño espiritual y físico de otras personas (Kalku o calcu) que, en general, suelen ser las responsables de esos daños. En la tradición chilota, tienen un papel destacado como la persona encargada de combatir a los brujos chilotes.

El universo machi

Las machis pueden surgir a partir de espíritu heredado o hacerse machi debido a catástrofes. También, el solo hecho de ser la persona de más edad de la comunidad podría convertir a una persona en una especie de machi pero sin los poderes de las de espíritu heredado.

Las machis de espíritu heredado lo heredan de un antepasado machi de la línea materna. Muchas veces, es el espíritu de la abuela ya fallecida, según detalla Ana Mariella Bacigalupo, en un artículo de la Revista Chilena de Antropología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. En general, se les considera elegidas desde jóvenes y sufren un doloroso, largo y penoso proceso de aprendizaje que puede incluir los padecimientos de alguna enfermedad incurable. Durante ese proceso elaboran su rewe, especie de tótem que utilizarán durante sus rituales.

Las machis por catástrofes son aquellas personas que sobrevivieron a terribles situaciones como ser alcanzadas por un rayo, terremotos o inundaciones. Ellas suelen afirmar que tuvieron el “sueño” premonitorio de las machis y crean una, a veces, convincente historia en derredor a su “iluminación”. No pasan por el período de aprendizaje de las machis de espíritu heredado y suelen ser negadas por estas. Ya que cuestionan que sea tan sencillo hacerse machi sin aprender de los maestros y sin padecimientos físicos y espirituales.

 

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X