“Ratada” invade Parque Nacional Nahuel Huapí

Una descomunal invasión de ratas asola en estos momentos a la patagonia argentina.

Guía de: Patagonia

rata

Se estima que serían unas 90 mil hectáreas las irradiadas por el fenómeno. La cantidad habitual de roedores por hectárea es de 50 a 100 animales. Durante la “ratada” se han registrado alrededor de 1500 por hectárea. La pavorosa cifra total estimada de 135 millones de animales aporta real dimensión al fenómeno.

El área afectada

Los sectores afectados, hasta ahora, del lado argentino son: Lago Espejo, senderos Ultima Esperanza, Cascada Ñivinco, Correntoso Espejo, Totoral, Aguada del Burro, Rincón– Panguinal, Lagunas desde 7 lagos, Camino Viejo desde Correntoso a Cruce 7 Lagos. El comunicado de la dirección del Parque Nacional Nahuel Huapí concluye con la recomendación a visitantes, vecinos y pobladores de “no consumir agua del lugar ni bañarse” en los lagos restringidos.

El fenómeno comenzó entre mayo y junio pasado. A principios de octubre comenzaron a aparecer cientos de roedores ahogados en los lagos Espejo, Correntoso y Nahuel Huapi, lo que alertó a las autoridades que ya venían efectuando un monitoreo de la situación. Originalmente se esperaba el fenómeno para agosto o septiembre, pero las nevadas las detuvieron.

La preocupación radica en que una de las especies de la “ratada”, tal como se la denomina en la región, es el ratón colilargo (Oligoryzomys longicaudatus) transmisor del hantavirus. Cabe recordar que entre diciembre de 2018 y marzo de 2019 se registraron 11 muertes y 34 contagios en el último brote que impactó en Epuyén, Chubut y también zonas de Chile.

¿Por qué se produce?

800x400

Floración de caña colihue.

El aumento exponencial de roedores en la región se vincula con la floración de la abundante caña colihue (Chusquea culeou), especie de bambú autóctono, de cuyas semillas se alimentan los roedores y otros animales. El colihue compensa con una gran producción de semillas su largo ciclo biológico. Semillas que son aprovechadas por los animales que las consumen como ratones, ratas, aves y marsupiales. Tal disposición y abundancia de comida hace que se alteren los ciclos biológicos (gestación durante el invierno) y algunas poblaciones crezcan en forma desmesurada.

En el caso de los roedores colilargo y el oliváceo (Abrothrix olivaceus), la gestación normal de la hembra dura entre 22 y 24 días, y cada nidada tiene entre 8 y 12 individuos. Ese ciclo cambia ante la abundancia de alimentos, acelerándose la gestación y la cantidad producida en cada nidada. El aumento de la población de roedores hace que busquen nuevos sitios de hábitat y comida, moviéndose en grandes masas e ingresando a poblados y viviendas. También se ahogan en cuerpos de agua contaminando los cursos de agua, alimentos, forrajes y afectando la actividad turística y productiva.

El ciclo natural del colihue en el sur de Chile y Argentina estaría entre 15 y 25 años, según estudios publicados hasta 1948. Sin embargo, antiguos pobladores de la región señalan que el ciclo regional se extendería a casi el doble de ese tiempo. Es así que el fenómeno tendría ocurrencia cada 40 años aproximadamente, aunque no está claramente determinado.

En el periodo 2000-2001 se registró una “ratada” en el Parque Nacional Lanín. En 2010-2011 otra en el sur del Parque Nacional Nahuel Huapi. La más reciente es de 2014 en el Parque Nacional Los Alerces. Los datos históricos mencionan invasiones en 1930 y 1940, señala Claudio Andrade, corresponsal del diario Clarín. Las autoridades de Chile y Argentina implementaron desde hace meses un plan de monitoreo y contención que implica el uso de trampas, zanjas y hasta de búhos, capaces de engullir miles de roedores anualmente, para contener su población.

El inquietante fenómeno culmina cuando se agotan los recursos alimenticios (semillas del colihue). Investigadores han señalado que ya se perciben casos de canibalismo entre los roedores, ahogamientos masivos y pérdida del impulso inicial. Coincide con el cese del período de floración del colihue.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios