Tierra del Fuego: Juez ordena suspender matanza de una plaga de conejos silvestres

Un juez federal de Tierra del Fuego ordenó suspender matanza prevista de conejos de Castilla, plaga exótica que pone en riesgo la aeronavegación, ambiente y salud regional.

Guía de: Patagonia

coneEl juez federal de la ciudad de Ushuaia, Federico Calvete, hizo lugar a la medida cautelar solicitada por entidades protectoras de animales de Ushuaia para evitar la matanza de conejos silvestres en el Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC). Al mismo tiempo autorizó al organismo dependiente del CONICET, la extracción, esterilización y reubicación de los animales.

La decisión y la demanda

La demanda se inició a partir que el investigador del C.A.D.I.C Adrián Schiavinni, manifestara que debido a los perjuicios ocasionados por los animales en el predio del establecimiento, se procedería a eliminarlos utilizando fosfuro de aluminio. Al mismo tiempo se iba a invitar a hacer lo propio en la zona del aeropuerto y en toda la península.En consecuencia de dichas afirmaciones dos asociaciones proteccionistas se presentaron como querellantes presentando un recurso de protección hacia los animales, el medio ambiente y la salud humana.

El problema

La especie conocida como conejo de Castilla (Oryctolagus cuniculus) es una especie exótica invasora para Tierra del Fuego. Fue introducida desde Europa por los primeros colonos en la isla. Las condiciones ambientales favorables para su reproducción, al no contar con predadores naturales, hizo que se diseminara por todo el territorio causando daños ecológicos considerables, como la destrucción del suelo y la eliminación de especies animales y vegetales autóctonas.

Con el transcurrir del tiempo se había logrado un control relativo de la plaga considerada una de las 100 especies invasoras más dañinas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Sin embargo, por causas que aún no han podido ser establecidas, se produjo una nueva explosión demográfica que encendió las alarmas ambientales, sanitarias y operativas, ya que de forma indirecta afectaría las operaciones aerocomerciales y construcciones.

 Los daños

Los conejos devoran la cubierta vegetal, dañan las raíces de la misma impidiendo su renacimiento y reproducción, y excavan el terreno para construir sus madrigueras. Ante las exigentes condiciones climáticas de la región, al eliminarse la capa de vegetación queda el suelo expuesto a la erosión del viento y lluvias. Al mismo tiempo se afecta el hábitat de especies nativas alterando significativamente la biodiversidad regional y productividad de los terrenos afectados.

Se estima que los conejos también podrían constituirse en un problema sanitario por transmitir hongos, parásitos, virus y bacterias a personas o mascotas, ya que los conejos circulan libremente junto a los seres humanos.

La zona del aeropuerto de Ushuaia, entre otras, está invadida por dicha especie. Ello conlleva a que animales predadores como aves, zorros y perros asilvestrados también deambulen por el área poniendo en riesgo las operaciones de las aeronaves. Por otra parte, las madrigueras estarían afectando algunas construcciones ocasionando hundimientos.

conedo

Las mitades de la biblioteca

Argentina adhirió al Convenio sobre la Diversidad Biológica, que señala en uno de sus incisos: “Se impedirá que se introduzcan, y se controlará o erradicará a las especies exóticas que amenacen a ecosistemas, hábitats o especies”. Además, en 2015 también adhirió a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que propone: “Para 2020, adoptar medidas para prevenir la introducción de especies exóticas invasoras y reducir de forma significativa sus efectos en los ecosistemas terrestres y acuáticos y controlar o erradicar las especies prioritarias”.

Por su parte, las asociaciones proteccionistas plantearon que la erradicación de los conejos “amenaza la fauna silvestre de la provincia, su diversidad biológica y valor cultural, y la integridad física y psíquica de los animales, vulnerando sus derechos a no ser víctima de sufrimientos innecesarios”. Agregando que las pastillas de fosfuro de aluminio (fosfina) que se utilizarán para la fumigación resultan altamente tóxicas para cualquier ser vivo, y están clasificadas “en categoría IA (extremadamente tóxicas) por la Organización Mundial de la Salud”.

Algo se debe hacer

El Dr. Daniel Ferreyra, director del CADIC, expresó en mayo pasado al medio El Sureño que en el caso particular de los conejos, el factor emotivo de la población es muy importante: “El problema con el conejo es que tiene buena prensa. Pero si pensamos en las ratas, por ejemplo, no hacen un daño tan grande como el que hacen los conejos, y sin embargo las envenenamos, las matamos sin miramientos”.

“Pero como la rata en el Siglo XV fue vector para la peste bubónica, quedó como un bicho maldito para la humanidad. Aunque hoy en día las ratas son objetos de estudio y sujetos de prueba en muchos adelantos para la medicina y las ciencias. Pero con un animal icónico como el conejo, es complicado, hay mucha reactividad”, concluyó.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios