Inicio » Protección Animal » Equipo

Grupos de protección animal denuncian matanza de perros en caniles municipales

Atacama Perros, una organización sin fines de lucro de Copiapó, aseguró que el municipio sacrifica animales en su canil, lo que fue desmentido tajantemente por la autoridad.

En Chile algunos municipios insisten en que los caniles municipales son la respuesta al descontrol de la sobrepoblación canina.

Atacama Perros, una organización sin fines de lucro de Copiapó, aseguró mediante dos videos que el canil municipal inaugurado hace poco más de un año, se ha convertido en un centro de maltrato y sacrificio de animales abandonados o con dueños irresponsables.

Según denuncian en los videos, funcionarios municipales sacrifican perros con métodos desconocidos.

Por su parte, el municipio negó tajantemente en una declaración pública que hayan maltratado o matado perros, como se denuncia en los videos. Además, acusaron “manipulación tendenciosa”, pues, según dijeron, en los videos no se demuestra maltrato ni eutanasia.

En 2011, la organización Unidos por la Protección Animal (UPROA) solicitó información sobre el manejo del canil, número de animales ingresados, adoptados y sacrificados. Violando los plazos de la denominada “Ley de Transparencia”, la respuesta llegó seis meses después, indicando que: 40 por ciento de los perros ingresados fueron “eutanasiados”. Del guarismo restante poco se supo, pero basados en las denuncias formuladas en la época por la ong, buena parte murió por falta de atención médica e inanición.

“En varias oportunidades encontramos animales moribundos en los tarros de basura. No contaban con agua suficiente, el alimentos escaseaba. Incluso 20 perros que fueron retirados ilegalmente desde un domicilio particular murieron en lo que para nosotros era un campo de concentración. Luego de denunciar nos negaron el ingreso al viejo canil”, recuerda un voluntario de UPROA.

De acuerdo a los pronunciamientos y dictámenes de la Contraloría General de la República, las municipalidades no pueden retirar animales con el fin de sacrificarlos. Pueden hacerlo para brindarles cobijo, alimentación, atención médica y cuidados adecuados. También pueden hacerlo en casos específicos de canes enfermos o gravemente heridos, cuya vida no es viable desde el punto de vista clínico. En estos casos debe disponer de medidas de atención adecuadas y sólo en caso de enfermedad irreversible (terminal) puede someterlo a eutanasia.

Los caniles municipales o los centros de mantención temporal (eufemismo con el que se denominan los primeros hoy), no son la solución al problema. Así lo demuestra la experiencia estadounidense. Hace diez años los “animal control” sacrificaban entre 8 y doce millones de animales sanos al año.

En 2012 y luego de extender los plazos de mantención de los animales, mejorar las campañas de adopción, perseguir a los criaderos ilegales y controlar a los reproductores establecidos, extender las campañas de esterilización y castración y educar a la población han logrado reducir la cifra a 2 millones.

Videos de denuncia de Atacama Perros sobre el canil de Copiapó:

Más sobre Protección Animal

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X