Inicio » Rock »

El lado controvertido de Freddie Mercury: Las adicciones del genio del rock al sexo y las drogas

La reciente película sobre el líder de Queen es muy suave respecto de su verdadera personalidad

Guía de: Rock

freddie-mercury-queen-roznicza-smierci-393033-article

“Bohemian Rhapsody” conmovió a todos. El fallecimiento de Freddie Mercury no es tan lejano, se trató de uno de esos músicos que traspasan tiempo, generaciones, géneros y gustos; el film capta como pocas veces visto en una biopic ese ser leyenda de algunos genios. Pero no refleja bien otro aspecto.

Es muy suave. Todos coinciden. El film de Bryan Singer está demasiado suavizado, un mal común en Hollywood. En su afán de llegar a todo público, la película no demuestra de modo fidedigno el costado salvaje de Freddie, un real habitué del sexo, drogas y rock and roll.

Te interesará: ¿Puede haber sido Queen la banda de rock más grande la historia?

“Lavado heterosexual”. Así ha definido muchas personas lo sucedido con el personaje de Rami Malek, el actor que personifica a Mercury. Para no andar con vueltas, el film concluye que el hombre fue bisexual y tuvo un gran amor en su vida, la blonda Mary Austin. Así. Punto.

Algunas anécdotas quedaron afuera. A ver. A Freddie le gustaba organizar fiestas. Gigantescas orgías donde enanos convidaban cocaína de modo gratuito. Una de éstas celebraciones quedó archivada en todos los resúmenes de las grandes noches del rock: “Sábado noche en Sodoma”. Ocurrió en 1978 en Nueva Orleans, para festejar la salida del álbum “Jazz”. Pero fue aquella tan solo una más.

Mira también: Las fiestas más salvajes del rock; un desenfrenado e histórico recuento de excesos

Freddie tenía un apetito sexual imposible de satisfacer. De las salidas nocturnas, queda el recuerdo de una secreta junto a una joven Lady Di. ¿Y Michael Jackson? Fueron amigos hasta que el Rey del Pop no toleró más el habito recurrente de Freddie por drogarse sobre billetes de cien dolares.

Su fiesta más larga fue en Munich: tres semanas de descontrol. Las drags queens era un clásico de Freddie. Las tenía siempre a mano y brindaban servicios sexuales gratuitos a él y a amigos, en todo momento y lugar. Grandes músicos llamaron a las fiestas de Freddie “películas de Fellini rodadas en nubes de cocaína”.

Eran otros tiempos. El HIV estaba en su nefasto apogeo y las sociedades aún no se encontraban preparadas para esa práctica ilimitada de la libertad. La vida le pasó factura a Freddie por su capricho a andar sobre la cornisa. Y se lo llevó joven. De este lado nos quedó su arte. No es poco. De hecho, es muchísimo.

 

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X