Inicio » Ser Padre » Equipo

El milagroso caso del niño que cayó a una piscina, estuvo 18 minutos muerto y quedó sin secuelas

"La recuperación de Max no se condice con ninguna explicación científica ni médica", afirma el padre. Los médicos coinciden y la madre lo atribuye a la intercesión de su hermana fallecida.

El caso de Max González del Riego, un niño de un año y cinco meses de edad, fue definido como “un milagro” por los médicos de la Clínica Alemana de Santiago. El menor sufrió asfixia por inmersión tras caer a una piscina en Puerto Varas (sur de Chile), por lo que tuvo un extenso paro cardiorrespiratorio de 18 minutos, lo que hizo que, claramente, todos temieran lo peor o, al menos, que dolorosas secuelas lo acompañaran de por vida.

El menor fue trasladado de Puerto Varas a Santiago con altas probabilidades de muerte, según publica el diario El Mercurio. El médico Jorge Roque, de la UCI Pediátrica, relata que el menor, durante esos 18 minutos, “estuvo muerto, pues su corazón estaba parado”. Añade que es muy raro que una persona reaccione favorablemente después de tanto tiempo.

Pero la situación era todavía más compleja: El caso es “más insólito y fuera de todo pronóstico”, ya que los exámenes revelaron que tuvo “un infarto cerebral secundario a la hipoxia que sufrió”, explica el médico.

Con esos pronósticos tan adversos, la suerte del menor parecía estar decidida, sin embargo, Max no sólo se recuperó, sino que quedó sin ninguna secuela neurológica que lamentar. Sorprendió así a todos los médicos que no tienen una explicación para lo ocurrido con el pequeño: “Por la evidencia médica que tenemos, no esperábamos este resultado. Podría calificarse de milagroso”, dice el doctor Roque.

El niño fue dado de alta el 20 de enero, y durante su periodo de recuperación, incluso aprendió a decir “papá” y “mamá”.

max3

Testimonio de los padres 

Los padres de Max, Alejandro González del Riego y María Ignacia Jarpa tienen una explicación para lo que científicamente es inexplicable: Todo ocurrió gracias a las cadenas de oración organizadas y convocadas por los padres.

“La recuperación de Max no se condice con ninguna explicación científica ni médica”, afirma el padre, mientras la madre añade otro elemento que, según cree firmemente, fue de gran ayuda. María Ignacia Jarpa agradece a su hermana fallecida: “Porque yo creo que fue ella quien intercedió (ante Dios)”.

En el tema de las cadenas de oración, una ayuda importante fue el tío de Max, el periodista Jorge Gómez, quien a través de su conocida cuenta en Twitter (@pelotazo, con 320 mil seguidores) logró que relevantes figuras del deporte, como Alexis Sánchez, Arturo Vidal y Nicolás Massú, compartieran el llamado a orar a través de sus propias cuentas, las que su vez tienen decenas de miles de seguidores.

Esto es lo que publicó Gómez tras enterarse de la recuperación de su sobrino:

 

nino2

 

El padre de Max, tras el feliz desenlance, agradece a todos quienes lo apoyaron en esta milagrosa y rápida recuperación: “Queremos agradecerles a todas las personas que pidieron por él. Les estamos agradecidos y les debemos la vida de nuestro Max”.

Más sobre Ser Padre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X