Inicio » Temas Legales » Equipo

Beneficios tributarios por gastos en Educación: Preguntas y respuestas para entender

El presente artículo describe algunos aspectos fundamentales del beneficio tributario.

En septiembre del año recién pasado se promulgó la Ley N° 20.630, que perfecciona la legislación tributaria y financia la reforma educacional (“Ley de Reforma Tributaria”). La Ley de Reforma Tributaria introduce una serie de modificaciones a la normativa tributaria que, de acuerdo con el mensaje presidencial contenido en el Proyecto de Ley ingresado al Congreso Nacional, tienen por objeto introducir “cambios tributarios que apuntan a generar los recursos necesarios para financiar mejoras en el sistema educacional, fortalecer la generación de empleos, el crecimiento económico, y aliviar las condiciones de vida de los sectores más vulnerables y de la clase media”.

En términos generales, la Ley de Reforma Tributaria se estructuró en función de cuatro ejes centrales: (i) aumento en la recaudación fiscal; (ii) alivios económicos para la clase media; (iii) incentivos para el crecimiento económico, y (iv) perfeccionamientos al sistema tributario (eliminación de exenciones injustificadas y cierre de vacíos que permitían el arbitraje tributario).

En el marco del segundo eje (i.e. alivios económicos a la clase media), esta ley incorporó un beneficio tributario por gastos asociados a la educación. Este beneficio se materializó legislativamente mediante la incorporación del nuevo artículo 55 ter de la Ley de Impuesto a la Renta.

beneficios tributarios educación

Foto: El Mercurio

El presente artículo, sin calificar la efectividad de la nueva disposición incorporada en la Ley de Impuesto a la Renta, describe algunos aspectos fundamentales del beneficio tributario.

¿En qué consiste el beneficio?

El beneficio consiste en otorgar una rebaja en el monto de impuestos a pagar (i.e. un crédito tributario) a las personas naturales que sean contribuyentes del impuesto único de segunda categoría o del impuesto global complementario Esta rebaja impositiva se otorga por los gastos que los padres incurran en la educación de sus hijos, ya sea por pagos a instituciones de enseñanza pre escolar, básica, diferencial y media, reconocidas por el Estado, por concepto de matrícula y colegiatura de sus hijos y, asimismo, por los pagos de cuotas de centros de padres, transporte escolar particular y todo otro gasto de similar naturaleza y directamente relacionado con la educación de sus hijos.

El monto de este crédito tributario asciende a la suma de 4,4 UF por cada hijo ($101.253 de acuerdo al valor de la UF al 19 de agosto del 2013). En palabras simples, los padres que invocan el beneficio respecto de un hijo, y que han pagado impuestos que, por ejemplo, ascienden en total a $70.000, podrán obtener una devolución equivalente al monto de los impuestos pagados. Los excesos de crédito que puedan eventualmente resultar a favor de los padres (e.g. porque el impuesto pagado es inferior al crédito, como es el caso de nuestro ejemplo) no tienen derecho a imputación a ningún otro impuesto que el contribuyente pueda adeudar, así como tampoco tiene derecho a solicitar su devolución.

¿Quiénes pueden acceder al beneficio?

El nuevo artículo 55 ter de la Ley de Impuesto a la Renta establece una serie de requisitos para acceder al beneficio tributario por gastos en educación.

1.- Debe tratarse de contribuyentes afectos a impuesto global complementario o a impuesto de segunda categoría

Este requisito implica que el padre y/o la madre que acceden al beneficio deben haber tenido una renta mensual superior a $540.000 aproximadamente, o bien una renta anual superior a $6.500.000 aproximadamente. A partir de ese nivel de rentas el padre y/o madre son contribuyentes del impuesto único de segunda categoría  o del impuesto global complementario, respectivamente, y, por lo tanto, pueden acceder al beneficio.

2.- Límite máximo de la renta total del padre y/o madre

La renta total anual que obtenga el padre y/o madre en conjunto no debe exceder de las 792 UF ($18.225.504 de acuerdo al valor de la UF al 19 de agosto del 2013), en el ejercicio respecto del cual se invoca el beneficio. Si la renta de los padres en conjunto excede de dicha cantidad, ninguno de ellos tendrá derecho al beneficio.

3.- Edad de los hijos respecto de los cuales se puede invocar el beneficio

Los hijos respecto de los cuales se puede invocar el beneficio tributario no deben ser mayores de 25 años. No es necesario que el contribuyente indique el número de hijos en edad escolar por los que se pretende utilizar el beneficio tributario, ya que dicha información estará disponible en el Servicio de Impuestos Internos en el momento en el que el contribuyente presente su declaración de impuesto a la renta.

4.- Situación escolar de los hijos respecto de los cuales se puede invocar el beneficio

Los hijos deben estar matriculados en una institución de enseñanza pre escolar, básica, diferencial y/o  media, reconocida por el Estado. Adicionalmente, y a modo de incentivar la asistencia efectiva de los estudiantes a las respectivas instituciones educacionales, estos deben tener un mínimo de asistencia de 85% a los respectivos establecimientos, salvo que exista algún impedimento justificado o en casos de fuerza mayor. A efectos de cautelar el porcentaje de asistencia indicado, se incorpora la Declaración Jurada N° 1904, mediante la cual las respectivas instituciones de educación deberán informar al Servicio de Impuestos Internos sobre el porcentaje de asistencia de sus alumnos matriculados.

¿Cómo se hace efectivo el beneficio tributario?

Para hacer uso del beneficio tributario en comento, los contribuyentes deben presentar una declaración anual de impuesto a la renta en el mes de abril de cada año. Los contribuyentes de impuesto global complementario que obtengan rentas sobre 13,5 UTA ($6.500.000, aproximadamente) se encuentran obligados a efectuar una declaración anual de impuestos. Por su parte, los trabajadores que sólo obtienen rentas derivadas de su trabajo dependiente (sin que obtengan otro tipo de rentas) se encuentran afectos al impuesto de segunda categoría en carácter de único y, en ese caso, si bien no se encuentran legalmente obligados a presentar una declaración anual de impuestos (básicamente, porque todos los impuestos que le correspondía pagar a este contribuyente fueron retenidos y enterados a arcas fiscales por su empleador), igualmente deberán presentar la referida declaración anual de impuestos con el objeto de invocar el mencionado beneficio.

En la declaración anual de impuestos los contribuyentes invocarán el beneficio y podrán imputar el crédito tributario correspondiente (4,4 UF por cada hijo) en contra del impuesto global complementario o de segunda categoría (reliquidado producto de la declaración anual de impuestos) y solicitar, cuando corresponda, la devolución de impuestos respectiva.

La medida comentada en este artículo constituye una innovación en nuestra legislación tributaria. Posiblemente, el paso del tiempo permitirá detectar falencias o adoptar ajustes que perfeccionen el beneficio, pero sin duda su introducción constituye un paso inicial sobre el cual podrán elaborarse nuevas medidas orientadas en el mismo sentido.

Más sobre Temas Legales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X