Inicio » Temas Legales » Equipo

Contaminación atmosférica en Santiago: ¿Vivir en emergencia?

La regulación de la contaminación atmosférica en Chile es bastante dispersa y poco clara.

El aire en Santiago de Chile es uno de los más contaminados del mundo y de acuerdo a los estándares de la Organización Mundial de la Salud, el problema es serio y los estándares se exceden en más del doble de lo normal en las concentraciones de dióxido de azufre, material particulado, plomo y ozono, entre otros. Para ponerlo en contexto, Santiago se encuentra dentro de las 10 ciudades más contaminadas por esmog en el mundo junto con Ciudad de México, El Cairo, Pekín y Los Ángeles.

El tema de la contaminación del aire en la Región Metropolitana no es novedad. De hecho, y en especial en invierno, no es para nada raro escuchar en las noticias que hay alerta, pre emergencia, o incluso emergencia ambiental.  Aunque el tema se discute hace muchos años en la capital, lamentablemente se está extendiendo a otros lugares de Chile como Concepción, Chillán, Ventanas, Chuquicamata  y Temuco que también han sido declaradas zonas latentes y/o saturadas para ciertos contaminantes.

Contamínación Santiago

Foto: Juan Eduardo López

Sí, así puede verse Santiago por la contaminación.

Pero, ¿que es una zona latente? ¿Una zona saturada? ¿Cuáles son las diferencias entre una alerta y una pre-emergencia ambiental?

La regulación de la contaminación atmosférica en Chile es bastante dispersa y poco clara. Como primer concepto clave, debemos tener en cuenta que un recurso, en este caso el aire, se entiende que está contaminado cuando ciertos elementos contaminantes superan los niveles establecidos en las normas de calidad ambiental. En lenguaje jurídico, se dice que el concepto de contaminación es normativo, esto es, que sólo hay contaminación cuando se sobrepasan los niveles establecidos en las normas y al contrario, si no hay una norma que regule una sustancia, no habrá contaminación.

Las normas de calidad ambiental son aquellas que establecen los niveles máximos o mínimos de ciertos elementos o sustancias que debe haber en un recurso (en este caso nos referimos al aire, pero también puede ser agua, suelo). Las normas de calidad están establecidas para cada contaminante (material particulado, anhídrido sulfuroso, monóxido de carbono, ozono, etc) y cuando dicha sustancia está entre el 80% y el 100% de lo permitido por la norma, la zona debe ser declarada como LATENTE. A su vez, cuando el referido contaminante sobrepasa la norma, esto es, está sobre el 100%, la zona debe ser declarada como SATURADA.  Una vez que una determinada zona está declarada como latente, a la autoridad le corresponde dictar un Plan de Prevención que, como su nombre lo dice, prevenga que ese lugar se sature de los contaminantes que están en el límite de la norma. A su vez, corresponde dictar un Plan de Descontaminación cuando los límites están por sobre el 100% de lo establecido. Muchas veces se dictan Planes de Prevención y Descontaminación que incluyen áreas latentes y áreas saturadas dependiendo de la sustancia de la que se trate, como en el caso de Santiago. Los Planes tienen por objeto reducir los niveles de contaminación a través de diversas medidas que van desde la restricción vehicular hasta la paralización de industrias.

En el caso de la Región Metropolitana, las principales fuentes de contaminación o fuentes emisoras son la actividad industrial, la calefacción a leña, los vehículos y la quema ilegal. Las consecuencias de dicha contaminación son conocidas y están relacionadas con enfermedades respiratorias y cáncer por solo mencionar las obvias. Pero además de producir efectos dañinos para las personas se afecta el medioambiente.

Siendo la principal fuente de contaminación en Santiago, una de las medidas más comunes es restringir la circulación de vehículos (fuentes de emisión móviles) que son grandes contribuyentes del esmog en las ciudades. Es frecuente escuchar a la Intendencia Metropolitana la declaración de alertas, pre-emergencias y a veces emergencias ambientales en Santiago. La alerta ambiental significa que el Índice de Calidad del Aire referido a Partículas (ICAP) se ubica entre los niveles 200 y 299.

Cuando se declara alerta está prohibido encender todo tipo de calefactores a leña y durante fines de semana y festivos hay restricción para vehículos sin sello verde, entre otras medidas. En el caso de la pre emergencia el ICAP está entre los niveles 300 y 499. En estos casos la restricción afecta también a vehículos catalíticos. Cuando los niveles superan los 500 hay emergencia ambiental. En lo que va del 2012, la emergencia en Santiago ha sido declarada dos veces.

El problema de la contaminación atmosférica en Chile se viene arrastrando desde los años 70s. Algunas medidas se han tomado pero pareciera ser que la gente está cada vez más acostumbrada a vivir con una calidad de aire alarmante. Conocemos casos especiales donde este tema es prioridad, como en los lugares donde existe actividad termoeléctrica en que la contaminación está a la vista (Puchuncaví); no obstante, en general en las ciudades, este pareciera no ser un tema de suma urgencia en la agenda de los políticos ni estar dentro de las principales preocupaciones de los ciudadanos.

A pesar de lo anterior, es un hecho cierto que la salud de los santiaguinos y de los chilenos en general se ve cada día más deteriorada y se deben tomar cartas serias en el asunto.

Más sobre Temas Legales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X