Inicio » Temas Legales » Equipo

Contrato de Seguro, el Proyecto Ley que lo modifica

Los principales cambios que debemos conocer.

El proyecto de ley que modifica el contrato de seguros -y por ende, al Código de Comercio- ya es una realidad. Acaba de salir de su trámite en el Tribunal Constitucional y ya se encuentra prácticamente listo para su promulgación y publicación. Sin duda las modificaciones son numerosas y las iremos viendo en detalle en futuras columnas. De cualquier forma, la legislación de seguros actual, tan criticada por su antigüedad y simplicidad, será prontamente reemplazada por disposiciones mucho más dinámicas, lo que significa un importante avance en los derechos del asegurado y/o consumidor de seguros.

Veamos las modificaciones principales:

1. Apartado de definiciones que permite un mejor entendimiento.

En primer lugar, se aplica una clasificación más moderna a los seguros, tal como se conoce en el derecho extranjero: seguros de daños y seguros de personas.

Contrato seguro

Foto: El Mercurio

Por otra parte, se comienza con una sección que entrega un léxico básico de todo lo referente al contrato de seguro -pasando por ‘asegurado’, ‘beneficiario’, ‘siniestro’, ‘prima’, ‘riesgo’, etc.-, cuestión que sin duda entrega al ciudadano un acercamiento más pedagógico.

2. Seguros tratados específicamente.

En adición al seguro de incendio y al seguro de vida, ya tratados en nuestra legislación actual, se han incorporado varios seguros específicos como el seguro de robo, el seguro de lucro cesante, el seguro de crédito, el seguro de caución.

Especial reconocimiento merece el tratamiento especial del seguro de responsabilidad civil, antes solamente tratado en la sección del seguro marítimo.

Además, parece positiva la mayor regulación reciben los seguros colectivos, hoy en día ampliamente utilizados en nuestro país. Por ejemplo, ahora el tomador (quien contrata el seguro a nombre de los asegurados) se responsabiliza por los perjuicios que pueda ocasionar en su contratación.

3. Se elimina la nulidad absoluta por declaraciones inexactas.

En teoría, actualmente las compañías de seguro tienen la posibilidad de anular el seguro por cualquier declaración inexacta o falsa acerca del riesgo asegurado (incluso por errores o desatenciones). Esto ya no será así, ya que el término unilateral del contrato sólo podrá ser por declaraciones inexactas que el asegurado conozca y no haya revelado. Este deber de conocimiento debe condecirse con una diligencia media, la llamada exigencia de “un buen padre de familia”.

4. Cosas por mejorar: Ausencia de acción directa.

Varias cosas positivas se desprenden de todas las modificaciones. Sin embargo, se extraña la incorporación explícita de la acción directa para alivianar perjuicios para el asegurado. Recordemos que la acción directa -presente hace tiempo en muchos países-, permite que el tercero afectado por un siniestro pueda demandar directamente sus perjuicios al asegurador. Actualmente, el afectado debe demandar directamente al asegurado, lo que hace sumamente engorroso el procedimiento de indemnización.

La verdad es que el actual proyecto de ley dejó en el aire dicha consideración, dejando una especie de vacío a propósito del seguro de responsabilidad civil. En la práctica, sólo dependerá de la interpretación jurisprudencial futura si es que tendremos o no acción directa.

5. Justicia al alcance de todos.

En nuestra opinión, el mayor avance que ha tenido el proyecto de ley, se refiere a la resolución de conflictos entre el asegurador y el asegurado. En la actualidad, para seguros voluntarios, sólo para montos no superiores a UF 120 se podía recurrir al arbitraje de la Superintendencia de Valores y Seguros. Para reclamar toda cobertura superior, debe incurrirse en importantes gastos para costear un arbitraje privado.

A partir de la futura ley, para toda disputa entre el asegurado y el asegurador que surja con motivo de un siniestro cuyo monto sea inferior a UF 10.000, el asegurado podrá optar por ejercer su acción ante la justicia ordinaria. Esto traerá además un aumento considerable en la jurisprudencia en materia de seguros, lo que aumentará la sofisticación de una materia muchas veces confusa para el ciudadano común.

6. Vigencia.

El referido proyecto de ley comenzará a regir a partir del séptimo mes desde su fecha de publicación, por lo que tendremos que esperar más o menos hasta el primer trimestre del 2014 para beneficiarnos de todos sus avances.

Queda en sus manos hacer valer sus derechos.

Más sobre Temas Legales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X