Inicio » Temas Legales » Equipo

Sociedades de Inversión: ¿Están obligadas al pago de patentes municipales?

La cobranza efectuada por las municipalidades tiene su fundamento en un reciente fallo de la Corte Suprema.

Durante el primer semestre de este año, innumerables han sido los casos de personas que, en su calidad de representantes legales de sociedades comerciales, fueron notificados por la municipalidad donde éstas tienen domicilio registrado para efectos tributarios, informándoles sobre la existencia de una deuda por patentes municipales. En la mayoría de estos casos, la deuda comunicada corresponde a la totalidad de las patentes devengadas desde que la sociedad ha efectuado inicio de actividades en el Servicio de Impuestos Internos, e incluso en algunos casos, desde la constitución de la misma sociedad, todo con reajustes e intereses.

La cobranza efectuada por las municipalidades tiene su fundamento en un reciente fallo de la Corte Suprema, en que nuestro máximo tribunal, conociendo de la apelación de un recurso de protección presentado por varias municipalidades contra la Contraloría General de la República, dictaminara que las denominadas “sociedades de inversión pasiva” – aquellas dedicadas a la adquisición de bienes con fines rentísticos y que no involucran la producción de bienes ni la prestación de servicios- se encontraban afectas al pago de patente municipal.

pago patentes

Foto: El Mercurio

El citado fallo no ha estado exento de controversias, ya que interpretando la Ley de Rentas Municipales y su respectivo reglamento, concluye que todas las sociedades que obtienen lucro deben pagar patente municipalestando afectas por tanto las denominadas “sociedades de inversión”-  y, por otro lado, señala que el pago de este tributo es procedente con independencia del ejercicio efectivo de actividades económicas por parte de la sociedad, es decir únicamente considerando las actividades declaradas en el objeto social.

No obstante, la posibilidad de someter cada caso en particular al conocimiento de los tribunales de justicia, para que sean dichos órganos quienes establezcan en definitiva si una sociedad en particular debe pagar patente municipal, el criterio impuesto por la Corte Suprema genera un precedente respecto de la interpretación que los tribunales puedan aplicar en esta materia.

Ante el escenario actual que enfrentan las sociedades de inversión, es preciso tener presente las siguientes actitudes que puede tomar todo aquel que se encuentran en esta situación:

1. Alegar la prescripción. Nuestro Código Civil, en su artículo 2.521 establece que las acciones de las Municipalidades provenientes de toda clase de impuestos prescriben en un plazo de 3 años. Esto significa, en la práctica, que no obstante sea posible para la municipalidad cobrar la totalidad de las patentes devengadas sin limitarse a los 3 años de la prescripción -ya que la obligación existe mientras no se declare la prescripción- el contribuyente siempre puede alegar la prescripción y pagar en definitiva los periodos que no han prescrito.

Existen dos vías para hacer valer la prescripción: La primera de ellas es esperar que la Municipalidad demande en un juicio ejecutivo el pago de las patentes municipales, oportunidad en que se puede oponer la excepción de prescripción, lo que debe hacerse en una única instancia y dentro de un breve plazo, ya que en el evento de que no se alegue en la oportunidad pertinente queda firme la totalidad de la deuda. La segunda alternativa es deducir una demanda ordinaria en contra de la municipalidad, solicitando que el tribunal declare la prescripción. De todas formas no vemos la conveniencia de iniciar este procedimiento, sobre todo considerando que mientras la municipalidad no demande ejecutivamente y notifique a la sociedad, la prescripción sigue operando a favor del contribuyente.

2. Domicilio registrado para efectos del pago de patente municipal: Según dispone la Ley de Rentas Municipales, el valor por doce meses de la patente será de un monto equivalente entre el dos y medio por mil y el cinco por mil del capital propio de cada contribuyente y no podrá ser inferior a 1 UTM ni superior a 4.000 UTM.

En el caso de las sociedades de inversión, al prescindir de establecimientos o locales, es importante considerar la tasa aplicada por cada municipio al momento de determinar el domicilio tributario con el cual se registrará dicha sociedad.

3. La rebaja de patente municipal en las sociedades de inversión. Para la determinación del capital propio afecto al pago de patente municipal la Ley de Rentas Municipales permite a los contribuyentes deducir aquella parte de su capital que se encuentre invertida en otros negocios o empresas afectos al pago de patente municipal.

Más sobre Temas Legales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X