Inicio » Tenis » Equipo

¿Cómo jugar tenis en arcilla?

Con la temporada de arcilla en el circuito ATP que se dio inicio con la Gira Dorada por Latinoamérica, entregamos algunas características sobre el tenis en canchas lentas, que predomina en nuestra región.

En febrero se dio inicio a la temporada ATP World Tour sobre arcilla con los cuatro torneos conocidos como la Gira Dorada por Latinoamérica en Viña del Mar, Sao Paulo, Buenos Aires y Acapulco, que se juegan en arcilla.

Las canchas de arcilla son las más comunes en nuestra región y por ello este tipo de torneos son tan vitales para los latinoamericanos y también españoles, que viajan hasta nuestro continente para sumar puntos en su superficie preferida.

Tenis en Arcilla

Foto: El Mercurio

Pero, ¿Cuáles son las características principales de las canchas en polvo de ladrillo, y por qué se las cataloga como una superficie lenta?

La arcilla se entiende mejor como su otro nombre, el polvo de ladrillo, que son aquellas diminutas piedras que forman esa sustancia que, en el caso del tenis, se pone encima de una superficie. Por ello la presencia de la arcilla hace que el bote de la pelota sea más lento que en una cancha dura o pasto, y más alto además por su composición.

Por ello se dice que los courts de este tipo son para un tenis más defensivo, pero que en realidad se refiere a que en general se juegan puntos más largos ya que la potencia de cierto modo se neutraliza por la superficie, y algunas armas como el servicio también se ven disminuidos; en el fondo no es que se ataque menos si no que se hace de otra forma y por lo general los puntos se deben trabajar más.

Esto por supuesto conlleva un esfuerzo físico un poco mayor que en las otras superficies, o al menos diferente ya que es más aeróbico al tener que soportar puntos y games más largos a una alta intensidad.

Así también surge la interrogante de cómo se ataca en las canchas de polvo de ladrillo. Los jugadores que más éxito tienen son los que usan mucho efecto en sus tiros, el top spin, para así conseguir que el bote alto lo sea aún mucho mayor, y sacar de su centro al rival. La idea es conseguir ángulos con tiros de mucho efecto para así generar los espacios que permitan rematar un punto.

Por eso aquellos tenistas de más potencia, con golpes planos que son ideales en canchas duras, se sienten incómodos: no manejan tan bien el uso de tiros con más efecto y, además, tampoco tienen la estrategia y fortaleza mental de tener que soportar puntos más largos y elaborados.

Así no es para nada común ver que los tenistas, por ejemplo, ataquen mucho la red; de hecho lo general son luchas desde el fondo de cancha y algunas veces un par de metros detrás de la línea de base por los efectos que se utilizan. La lentitud de la cancha impide que el subir a la malla sea un factor sorpresa y menos hacer saque y red.

Pero en movimientos también hay características especiales, sobre todo el resbalarse. La arcilla permite deslizarse en ella y eso es clave para llegar bien a la pelota y quedar en buen pie para retomar la posición, contrario al césped y canchas duras donde hay que llegar a golpear la pelota con los pasos normales y después comenzar otro movimiento totalmente distinto para volver al centro.

En la actualidad existen mucho más jugadores todoterreno, pero la arcilla sigue siendo dominio de latinos y españoles ya que los europeos y estadounidenses, acostumbrados a las canchas duras, no les gusta mucho la idea de aprender a jugar puntos más largos y hacer un esfuerzo más aeróbico; para ellos todo está en la potencia y el vértigo.

Con el fin de la gira este fin de semana habrá que esperar hasta mitad de año, cuando sale el sol de verano en Europa, para volver a ver tenis en polvo de ladrillo, esta vez en el Viejo Continente, y que tiene su punto máximo en Roland Garros.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X