Inicio » Tenis » Equipo

Arreglos de partidos en el tenis: Una sombra que amenaza

La Unidad de Integridad del Tenis entregó un fallo inédito, al castigar de por vida a Daniel Koellerer por “arreglo o intento de arreglo” de partidos. Así el tema de la corrupción en el tenis revive tras un par de años.

A fines de mayo la Unidad de Integridad del Tenis dio a conocer un veredicto potente, pero que no causó demasiada extrañeza: El austríaco Daniel Koellerer era castigado de por vida por cargos de arreglo o intento de arreglo de partidos, intento de influir en otros para que se dejaran perder, e intento de o uso de agentes externos para intervenir en resultados tenísticos.

El hecho de que el afectado fuera Koellerer amainó un poco el asunto, ya que el austríaco era uno de los jugadores más odiados del circuito por sus constantes actitudes antideportivas en cancha, y además ya tenía un precedente debido a una sanción de tres meses por comprobarse que usaba su sitio web para manejar apuestas.

Apuestas tenis

Foto: Reuters

El ruso Nikolay Davydenko estuvo involucrado en una investigación luego de perder un partido en 2007.

Sin embargo el tema vuelve a poner en la mesa el preocupante asunto de la corrupción en el tenis, a través del arreglo de partidos por sobornos a jugadores, lo cual no es nuevo pero que había quedado un poco en el olvido en los últimos años, hasta que el Programa Uniforme Anticorrupción de Tenis (de sólo tres años de vida) ya dio su primer veredicto lapidario.

Desde cuándo que existen arreglos de partidos es imposible saberlo, pero sí saltó a la luz pública en un partido puntual, el de Nikolay Davydenko (4°) ante Martín Vassallo-Argüello (87°) en Sopot 2007, donde una casa de apuestas alertó a la ATP por la extraña enorme cantidad de apuestas a favor del argentino, a pesar de la diferencia de ranking y, sobre todo, aún cuando el ruso había ganando 6-1 el primer set. ¿El resultado final? Davydenko se retiró en el tercer set aduciendo lesión…

Así surgió una polémica gigante contra el ruso y una caja de Pandora se destapó. Innumerables tenistas como Novak Djokovic, Arnaud Clement, Dmitry Tursunov y Michael Llodra, entre muchos otros, acusaron haber sido tentados alguna vez para dejarse perder en los años anteriores a ese caso.

La fórmula es simple: Pagar a jugadores para dejarse perder. ¿El truco? Excepto en el supuesto caso de Davydenko, los objetivos son tenistas de nivel medio, que no son súper estrellas, pero que juegan los torneos importantes, donde corre más dinero, pero que los dólares les vendría bien para costear los constantes viajes por el circuito. A un Federer o Nadal lógicamente sería difícil tentarlos no sólo por los millones que ganan sino porque están constantemente bajo la mirada de todos los medios posibles.

Así es muy difícil determinar casos y lograr una sentencia específica, pero ese mismo año ’97 se presentó a la ATP una lista de 150 partidos “sospechosos” de los cuales al menos 45 habrían sido revisados en detalle.

Esto provocó la unificación de criterio entre la ITF, ATP, WTA y Consejo de Grand Slams para determinar un reglamento único al respecto, y de hecho del caso Davydenko fueron sancionados jugadores italianos que se comprobaron que realizaban apuestas sobre partidos de tenis, lo cual quedó estrictamente prohibido para los miembros de estas asociaciones.

¿Existe corrupción en el tenis? Negarlo tajantemente sería cerrar los ojos a una realidad que afecta a todos los deportes, especialmente con la facilidad que se pueden hacer apuestas con la tecnología de hoy en día y las infinitas ofertas de sitio al respecto.

De todas formas parece difícil creer que exista algún tipo de mafia organizada al respecto, o grupo de jugadores involucrados a una gran escala, pero justamente el trabajo de la Unidad Anticorrupción va en la dirección de impedir a toda costa que el ‘deporte blanco’ pierda su imagen y su trabajo en silencio al menos ya demostró efectividad con el caso Koellerer, con el cual se intentó sentar un precedente poderoso.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X