Inicio » Tenis » Equipo

El emotivo adiós de González a Buenos Aires

Fernando González jugó por última vez de forma profesional en arcilla y en Latinoamérica en Buenos Aires, donde sorprendió llegando a cuartos de final. El chileno disfrutó su estadía y se llevó un merecido reconocimiento de la gente.

Una ovación de pie recibió Fernando González por parte de cinco mil personas que repletaban el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club. Claro, el plato fuerte de la jornada del viernes en cuartos de final era el choque entre David Nalbandian y Carlos Berlocq, pero para nadie en Argentina fue indiferente la despedida de Latinoamérica del ‘Bombardero de La Reina’.

González escogió la ciudad de Buenos Aires como una de las tres estaciones de su retiro del tenis profesional por la cercanía que tiene con esa ciudad, ya que a lo largo de su carrera trabajó con muchos técnicos trasandinos y pasó largas temporadas entrenando en esas canchas.

Fernando González en Buenos Aires

Foto: El Mercurio

El "bombardero" de La Reina recibió un emotivo adiós luego de quedar eliminado del abierto de Buenos Aires.

A pesar del contexto, González tuvo una estadía más que tranquila en Buenos Aires, especialmente las horas que pasó en el club, donde tuvo los requerimientos normales para un jugador de su trayectoria, pero sin ningún asedio ni mucho menos tanto de la prensa como de los hinchas locales.

El nacional estuvo en todo momento acompañado por su kinesiólogo Sergio Valdivia, pero recibió apoyo de viejos amigos como Martín Rodríguez y Lucas Arnold, quienes lo estuvieron alentando desde las tribunas y dándole más de algún consejo como lo hacen todos los técnicos con sus dirigidos, lo cual no está permitido, pero siempre hay un margen…

Ante la situación especial de González, se podían esperar dos formas de afrontar sus partidos: con mucha presión y algo de tensión, o con soltura y relajo; por suerte eligió ésta última. Así de hecho su tenis fue de menos a más, donde estuvo muy complicado ante Albert Montañés, pero la lesión a la espalda del español lo ayudó, luego jugó un tenis impecable ante Albert Ramos y finalmente se despidió con la frente en alto ante David Ferrer.

En sus duelos se lo vio constantemente bromeando por su condición física. “Estoy súper rápido…” dijo más de alguna vez de forma irónica, pero con una sonrisa, o “llevo 20 años tratando de aprender a devolver y aún no puedo…”. Incluso logró sacarle alguna risa al propio Ferrer, quien es reconocido por su seriedad y mente 100 por ciento puesta en sus partidos, sin perder nunca la concentración.

El relajo de González también se pudo ver en sus entrenamientos, donde no tuvo problemas en que hubiera gente incluso al borde de la cancha viéndolo, en un contraste total con David Nalbandian, que no sólo impidió cualquier acceso a la cancha de prácticas, sino que incluso mandó a sacar a un fotógrafo quien se asomó por una reja simplemente para sacarle una foto…

La prensa como era de esperar se interesó mucho en preguntarle sobre sus principales recuerdos, sus mayores logros y sus pasos a seguir en su vida, y el ‘Bombardero’ se vio muy reflexivo aunque queda claro que aún no tiene decidido cómo seguirá ligado al tenis. Interesante resultó su conferencia tras el partido con Ramos, donde por haber terminado tarde el encuentro sólo había un puñado de periodistas, sin cámaras, y todos se agruparon alrededor del jugador, como una especie de charla íntima, donde González reflejó que las victorias no eran un motivo para dudar de su retiro, sino simplemente un paso más hacia el final que vendrá en marzo en Miami.

Cuando Ferrer abrazaba a González en la red tras derrotarlo en cuartos de final, reflejando la amistad y admiración que tiene por el chileno, un reconocido juez de silla, hoy también supervisor de ATP, me dijo, con toda razón: “Por lo que fue González, merece perder con jugadores de esta categoría y no ante rivales 80 o 90… Merece terminar como un grande que fue”.

Aunque González ha intentado mostrarse calmado, el afectuoso saludo de Ferrer, el agradecimiento de la organización, que incluso le hizo un reconocimiento en cancha con un galardón, y la ovación de pie de los argentinos lograron sacarle lágrimas al chileno mientras salía por última vez del court central de Buenos Aires, por última vez de una cancha de arcilla y por última vez de un torneo Latinoamericano.  Ahora sólo queda el paso final en el cemento estadounidense de Miami.

Vea el homenaje que le rindieron sus compañeros en la página web de la ATP:

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X