Inicio » Tenis » Equipo

Gustavo Kuerten: Un regalón en Roland Garros

El brasileño Gustavo Kuerten es uno de los héroes más recordados en Roland Garros gracias a sus tres títulos, sobre todo el de 1997 que lo transformó de la noche a la mañana en un ídolo. Acá, sus celebraciones en París.

El tenista sudamericano con más logros es Gustavo Kuerten. Con 20 títulos profesionales, incluyendo tres Grand Slams y un Masters, y un No. 1 del mundo a fin de año en 2000 el ex tenista se erigió como una leyenda y, de hecho, este año ingresará al Salón de la Fama del Tenis.

La historia de ‘Guga’ fue más notoria por dos factores esenciales: primero, su cuento de ‘cenicienta’ donde siendo un desconocido ganó el título de Roland Garros en 1997 por primera vez, para saltar de un día a otro a la fama; segundo, su gran carisma y simpatía que lo hacía ser favorito de toda la gente y del mundo del tenis en general.

En 1997 Kuerten tenía 20 años cuando llegó a Roland Garros. Era el número 66 del mundo y nunca había ni siquiera llegado a una final ATP y parecía que era un jugador más en el cuadro de 128 en el segundo Grand Slam del año, pero resultaría un evento que marcaría el resto de su vida.

Gustavo Kuerten

Foto: AP

Kuerten ganó tres veces Roland Garros.

En una campaña brillante dejó en el camino a tres ex campeones, Thomas Muster, Yevgeny Kafelnikov –ambos Top 10 además- y en la definición a Sergi Bruguera, que de hecho era el campeón defensor. Tres de sus siete duelos fueron a cinco sets, pero la final la ganó claramente por 6-3, 6-4, 6-2 para ser el primer brasileño hombre en ganar un Grand Slam. Fue el tercer tenista con ranking más bajo en adjudicarse uno de los cuatro torneos más importantes del planeta.

Así de la noche a la mañana Kuerten se hizo conocido mundialmente, entró al Top 20 y pasó a ser una celebridad en su país. Esta repentina presión, sumado a su corta edad, hizo que le tomara alrededor de un año y medio en acomodarse y comenzar a estar a la altura de las expectativas que se habían puesto en él.

Entonces llegó 2000, el mejor año de su carrera, donde una vez más fue el rey de la arcilla de Roland Garros. Esta vez llegó como uno de los candidatos por su gran temporada en canchas lentas, y así dejó en el camino sin muchos problemas a Andreas Vinciguerra, Marcelo Charpentier, y el ex campeón Michael Chang. En cuartos de final, al igual que tres años atrás, le salió al paso Kafelnikov, quien tuvo el partido ganado, pero el brasileño lo dio vuelta de forma brillante para meterse en semifinales, donde también estuvo contra las cuerdas ante el ascendente Juan Carlos Ferrero, pero salió airoso. En la definición venció en cuatro sets a Magnus Norman para un festejo que sería clave para terminar el año como el número uno del mundo.

Su última celebración en el certamen fue en 2001, donde tuvo la fortaleza suficiente para estar a la altura de su absoluto favoritismo a retener la corona. Sin embargo la campaña tuvo momentos dramáticos como en octavos de final, donde llegó a estar dos sets a cero abajo y punto de partido en contra ante el estadounidense Michael Russell, que venía de las clasificaciones, pero logró darlo vuelta de manera emotiva.

En un hecho tan extraño como extraordinario, nuevamente tuvo a Kafelnikov al frente en cuartos de final, al igual que en sus dos títulos anteriores, y pasó el desafío con calidad para luego despachar a Juan Carlos Ferrero y Alex Corretja en sus dos partidos finales.

Así Kuerten es uno de cinco jugadores que han ganado al menos tres títulos de Roland Garros, junto a Rafael Nadal, Bjorn Borg, Ivan Lendl y Mats Wilander, con lo que es una de las mayores leyendas en el torneo más importante del plantel sobre canchas lentas.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X