Inicio » Tenis »

“¡No quiero jugar más!” Djokovic tuvo acalorada discusión con juez de silla argentino en final de Roma

A Novak Djokovic no le salió nada en la final de Roma frente a Andy Murray: cayó en dos sets y sacó lo peor de su temperamento al discutir con el umpire.

Guía de: Tenis

canchallena.lanacion.com.ar

canchallena.lanacion.com.ar

Las veces que el marcador le arroja un resultado negativo son mínimas. La falta de costumbre de retirarse amargado del court por una derrota, quizá, no le permita reaccionar de la mejor manera. Y cuando esto sucede, el temperamento suele jugarle una mala pasada. Sugerimos, a efectos de confirmar la tendencia, revisar algunas de sus virulentas respuestas cuando las cosas se le ponen cuesta arriba.

Este domingo, el responsable de que el serbio discuta con el juez de silla en la final de Roma fue Andy Murray. La peor versión del número 1 del mundo se topó con un respetuoso, pero firme Damián Steiner, umpire argentino que construyó una carrera de abajo y llegó a la elite del tenis, ambiente en el cual es reconocido por su corrección.

Primero, Steiner debió aplicarle un “warning” (la advertencia previa a la quita de un punto) por arrojar la raqueta, quedando en las manos de un espectador. Luego, con la pista pesada por la lluvia y con el resultado parcial de 6-3 y 4-3 para Murray, el de Belgrado se empacó y a dijo a los gritos que “¡no quiero jugar más!”.

El intercambio duró varios segundos porque el juez de silla le replicó que “tenés que jugar, ya no llueve”. Es que para el argentino, al revés que para Djokovic, las condiciones del court permitían la continuidad del match. De inmediato, enfrascado en su punto de vista,”Nole” respondió: “No llueve ahora, pero estuvo lloviendo por una hora”.

El partido continuó y terminó con victoria para el escocés por doble 6-3. En conferencia de prensa, el mejor tenista de la actualidad dio su versión de los hechos y explicó por qué consideró que se debería haber parado.

“Pedí tener una pausa de unos minutos para arreglar la cancha. No entendí por qué no podíamos parar el juego. Jugamos en un campo muy mojado, sobre todo en la línea de fondo, y podíamos lesionarnos. ¿Es necesario que uno se lesione antes de que se vea que no se puede jugar?” Y criticó el proceder de Steiner al aseverar que “para mí es ridículo que el árbitro, que no lleva zapatillas de tenis, baje al campo y diga “sí, se puede jugar”.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X