Inicio » Tenis » Equipo

Un Djokovic imbatible se adueñó de Indian Wells

El serbio sigue con su marcha invicta en 2011 y ganó su tercer título del año, ahora en el Masters 1000 de Indian Wells donde derrotó a Federer y Nadal de forma seguida y retomará el No. 2 del mundo.

Si hay algo que le dio una motivación decisiva a Novak Djokovic para la temporada 2011 fue el cierre del 2010, donde ganó la Copa Davis para Serbia en una gesta histórica para ese país, y aunque sus vacaciones fueron más cortas el ánimo llegó a tope.

Por esto se explica los 20 partidos seguidos que ha ganado el serbio desde diciembre pasado (18-0 este año) que coronó con su brillante título en Indian Wells, el primer torneo ATP World Tour Masters 1000 de la temporada.

Djokovic

Foto: AFP

Djokovic confirmó una vez más que es la mayor amenaza para la hegemonía de Nadal y Federer.

Los números de Djokovic en el torneo fueron impresionantes porque pasó por todas: Llegó a octavos de final perdiendo apenas seis juegos, pero cuando el camino se le puso más pedregoso sacó a relucir lo mejor de sí. Aún cuando ante Roger Federer perdió su primer set del torneo salió airoso por tercera vez seguida ante el suizo y luego en la final completó el doblete ante los dos mejores del mundo al imponerse 4-6, 6-3, 6-2 a Rafael Nadal.

Demostrando que está jugando el mejor tenis de su vida, el serbio por segunda vez en su carrera logró vencer a los dos gigantes en un mismo torneo, igualando lo que sólo habían logrado David Nalbandian y Nikolay Davydenko, siendo parte de apenas siete tenistas que han podido imponerse a los dos mejores en un certamen.

Además por primera vez en su carrera derrotó al No. 1 del mundo Nadal en una final, habiendo perdido las cinco que habían disputado, en una tarea pendiente que pagó con creces en el desierto de California.

Gracias a su 23er título profesional, sexto Masters 1000 y segundo en Indian Wells, Djokovic tendrá un premio extra: Regresar al No. 2 del ranking mundial, el cual ostentara en un total de 24 semanas el año pasado, rompiendo la hegemonía de Nadal-Federer por primera vez, quitándole así la posición al suizo y quedando al acecho del zurdo español.

¿Habrá sido esta final una premonición de lo que podría pasar este año? La gran meta que le resta por conseguir a Djokovic, quien ya ha ganado dos títulos de Grand Slam en su carrera, es ser el mejor tenista del planeta, pero para ello tiene que cortar una hegemonía de siete años que llevan Federer y Nadal en lo más algo, por lo que el serbio de 23 años está en busca de algo más que historia personal.

En sus títulos del Abierto de Australia y Dubai, Djokovic ya había reflejado un dominio abismante ante el rival que se le pusiera por delante, y en Indian Wells le añadió capacidad de mantenerse con sangre fría y saber dar golpes en momentos cruciales ante los tenistas grandes, con los que compite palmo a palmo.

Si mantiene su nivel de físico, la racha de Djokovic podría seguir. Desde la próxima semana tendrá una prueba de fuego en Miami, donde tiene una gran chance de acortar distancias con Nadal ya que el año pasado el serbio perdió sorpresivamente en su debut en segunda ronda, mientras que el zurdo español llegó hasta semifinales.

Hasta ahora Djokovic, quien tiene historial de problemas jugando a altas temperaturas en verano, ha sobrevivido perfecto a esta etapa del año y en Miami quiere completar un primer trimestre perfecto  y los pronósticos son buenos porque ya ganó el torneo en 2007.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X