Inicio » Tenis » Equipo

Wimbledon 2011: El pasto puede definir todo

En una nueva edición del torneo de tenis más tradicional del mundo, Roger Federer irá por su séptima corona para igualar a Pete Sampras, mientras que Rafael Nadal será el campeón defensor y Novak Djokovic va por el número uno del mundo.

Las puertas del All England Club se abrirán este lunes para una nueva versión de Wimbledon, el torneo más tradicional del mundo, donde se juega en la superficie en que nació el deporte, el pasto, y los tenistas sólo pueden vestir de blanco.

Aún cuando la lucha entre Rafael Nadal y Novak Djokovic está caliente por el número uno del mundo, el pasto y Wimbledon en particular siguen siendo terreno de Roger Federer, aún cuando el español es el campeón defensor.

Es que el suizo es uno de los mejores tenistas de la historia en la superficie, y, en la edición 2011 de ‘El Campeonato’, intentará ratificarlo con la única marca que la falta para ser el indiscutido rey del pasto: ganar su séptimo Wimbledon, para igualar la marca que tiene Pete Sampras.

Wimbledon

Foto: EFE

Si la arcilla es de Nadal, Federer quiere confirmar que el pasto es suyo.

Pero en el resto de las categorías Federer arrasa. Es el más ganador de títulos con 11 y un record de 96-14, para ser el líder histórico. Su marca en tanto en el tercer Grand Slam del año es de 55-6. Además ganó cinco coronas seguidas entre 2003-2007, acumulando una racha ganadora de 40 partidos seguidos, la mejor que ha existido en el certamen.

Este año Federer decidió borrarse de Halle, su clásico torneo de preparación en la superficie, para tomarse descanso luego de su gran campaña en Roland Garros, donde llegó a la final que perdió con Nadal. Pero además tiene sangre en el ojo tras la temporada pasada, donde cayó justamente en la definición de Halle y luego tuvo su peor derrota desde 2002 en Wimbledon, cayendo en cuarta ronda ante Berdych.

Al igual que en Roland Garros, la presión estará en los hombros de Rafael Nadal para mantener el sitial como mejor del planeta. El zurdo llega en racha en Wimbledon ya que ganó las últimas dos ediciones que jugó las ganó -2008 y 2010- y así tiene 14 triunfos seguidos en el certamen que se juega en la superficie que, en los papeles, es la que menos le acomoda.

Este año Nadal ya tiene tres títulos y quiere hacer el doblete Roland Garros-Wimbledon por segunda vez, aunque su preparación fue tibia ya que perdió en cuartos de final de Queen’s ante Jo-Wilfried Tsonga.

En tanto, Novak Djokovic tendrá por segunda vez el destino del número uno del mundo en sus manos. El serbio necesita la misma combinación que en Roland Garros: Si llega a la final arrebatará el puesto pase lo que pase con Nadal, y si el español no sale campeón también se transformará en el mejor del planeta, independiente de su actuación.

El desafío es grande igual para el serbio que jamás ha ganado un título ATP World Tour en césped y cuenta como mejores presentaciones en Wimbledon dos semifinales en 2007 y 2010. De todas formas la marca notable de Djokovic este año, 41-1, y el hecho de sacarse la presión por el invicto que tenía en Roland Garros le podría entregar el aliento suficiente para dar el golpe en la única superficie que le falta.

El póker de favoritos lo completa Andy Murray, quien una vez más lidera las esperanzas británicas de ver a un campeón del Reino Unido por primera vez desde 1936, y espera mejorar las dos semifinales seguidas que ha hecho en Wimbledon. Los pronósticos son favorables para el escocés porque viene de ganar por segundo año seguido el título de Queen’s.

Para el resto los pronósticos no son auspiciosos. De hecho, en la Era Abierta del tenis apenas seis tenistas fuera del Top 4 han ganado el cetro de Wimbledon, por lo que las sorpresas son mucho más escasas que en los otros Grand Slams. El que tendrá más presión de todas formas es Tomas Berdych, finalista el año pasado.

De los latinoamericanos que aparecen hay tres que están superando bajones por lesiones. Juan Martín del Potro lidera a la legión aunque  nunca ha pasado de segunda ronda en el torneo, mientras que David Nalbandian dio un golpe mundial al jugar la final en 2002, pero está lejos de su nivel. Finalmente Fernando González jugará apenas su segundo torneo ATP del año y así su ritmo tenístico no estará en su mejor punto, aunque tiene como mejor presentación cuartos de final en 2005.

Links:

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X