Inicio » TV chilena » Equipo

Las razones del éxito de Yerko: Reflejo del chileno hipócrita

Después de 5 años regreso a la televisión el icónico personaje del actor Daniel Alcaino y el guionista Jorge López, y lo hizo recargado y más polémico que nunca.

Pasaron 5 años desde que la antigua administración de Canal 13 sacó al personaje de Daniel Alcaíno de pantalla considerando que ya no se ajustaba a los valores de la estación televisiva (tremenda hipocresía ¿alguna vez lo hizo?).

Hoy ya no está Mercedes Ducci a la cabeza del canal, tampoco Vasco Moulian (el actor/conductor/ejecutivo/opinólogo) como director de programación. Los tiempos en Canal 13 son nuevos, y con nuevos dueños (salió la Iglesia, entró Luksic) y jefes, era cosa de tiempo que se reeditara al personaje en pantalla…y se agradece.

Hay que partir diciendo que Yerko Puchento es una lavada de imagen, una contradicción vital. Mal que mal su éxito se víncula al programa Vértigo que desde sus inicios usó a la farándula como eje angular de contenidos, y ahí está Daniel Alcaíno y Jorge López, su genio creativo, riéndose de los rostrillos sin talentos, haciendo leña de escándalos políticos, riéndose de lo más controversial de la contingencia, y usando muletillas populares como el buen o mal andar del futbolista o DT de turno en un entorno que se nutre de eso.

Yerko Puchento

Foto: Héctor Yáñez

Yerko es la fantasía de todos los que criticamos desde la boca para afuera y también desde las entrañas todo el mal llamado “star system chilensis“. Es el alumno problema del colegio que no tiene problemas en decirle “La Sapo” en su cara a la profesora que todos llamamos por ese nombre cuando se da vuelta, y claro, eso da placer (o en su defecto enrostrarle a Luli su estupidez o a Salfate su arresto por coca).

Reflejo del chileno hipócrita

Por otro lado, el personaje es un fiel reflejo del chileno hipócrita y doble estándar. Mal que mal, es un guionista que usa a un actor conocido por detestar la farandulilla para que caracterice a un personaje que dice cosas desde un velo que difícilmente podría decir el guionista en persona o el actor sin maquillaje. ¿Les suena conocida esa dicotomía?

Puede que nos cuestionemos sobre el evidente maltrato que hace el equipo detrás del personaje sobre una serie de rostros. Pero seamos honestos, los palos son sobre la herida, y sobre todas las cosas a estas alturas cualquiera que va a un programa de TV donde sabe que estará el personaje, sabe a lo que va (Que lo diga Vale Roth, quien fue invitada pagada anoche y el eje de buena parte de la rutina del actor).

El regreso del personaje insigne de la televisión de la década del 2000 se agradece, y mucho. Mal que mal, Yerko no sólo es una crítica sin censura a lo que todos comentamos en reuniones privadas y no decimos en público, sino que es una crítica despiadada a la sociedad chilena que no sólo a través del humor se ríe de cosas que dichas seriamente se considerarían ofensivas, sino que también tiene una bipolaridad entre el anonimato y el yo público a la hora de enfrentar cualquier tipo de opinión crítica.

¡Bienvenido de vuelta Yerko!

Más sobre TV chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X