El emprendimiento en el adulto mayor

Para los adultos mayores el emprendimiento son aquellas tareas que le permiten mantenerse en actividad constante. El término de la vida laboral no debe ser en ningún caso el paso a una vida pasiva y sin proyección.

Guía de: Adulto Mayor

En el desarrollo de nuestras vidas es frecuente encontrarnos haciendo itinerarios inconscientes de nuestros planes y propósitos. Es común pensar que existe un tiempo para cada cosa, un tiempo para estudiar, un tiempo para hacer familia, un tiempo para desarrollar una carrera, un tiempo para trabajar y uno para descansar y un tiempo para emprender. Sin embargo, este orden -que para algunos es lógico- produce frenos que nos auto imponemos y que en ocasiones nos impiden mirar el futuro con un enfoque de logro.

El emprendimiento es una de las acciones que con mayor frecuencia la asociamos a las edades tempranas o medias de la vida, dejando a la etapa de la adultez mayor relegada a vivir de lo que la persona logró producir en sus etapas anteriores: frases como “ya no estoy en edad para eso” confirman este planteamiento.

Emprendedores

Foto: El Mercurio

Mantener este paradigma implica desperdiciar el conocimiento y la sabiduría de quienes están en condiciones de dar cuenta de la teoría a través de su propia experiencia. El espíritu emprendedor es el que mueve a una persona que aprende de sus errores y sigue intentando hasta lograr consumar una idea o sueño en una realidad.

Para todo efecto, un emprendedor irradia energía y contagia la ilusión de cada día para lograr metas y generar compromiso con quienes lo rodean, desempeñándose como líder en cualquier situación.

Es curioso, pero el concepto de emprendimiento no forma parte del diccionario de la real academia española, se trata sólo del efecto de emprender, un verbo que hace referencia a llevar a adelante una obra o negocio. El emprendimiento suele ser un proyecto que se desarrolla con esfuerzo y haciendo frente a diversas dificultades, con la resolución de llegar a un determinado punto.

Muchas personas se jubilan a los 60 ó 65 años y no saben qué hacer pues un porcentaje importante de ellos están completamente vigentes y no sabe en qué ocupar sus energías, lo que podría llegar a producir depresiones y estrés.

Ahora, pareciera ser que el emprendimiento en el adulto mayor en esta etapa de la vida adquiere algunas particularidades. No necesariamente el adulto mayor debe continuar en el mismo rubro en el que se desempeñó toda su vida,  podría ser que continuar en lo mismo sería poco motivante, entonces se hace necesario una reorientación de la vida utilizando las herramientas personales que logró desarrollar.

Manuel, fue profesor durante 40 años y no quiere retomar la docencia ni siquiera como consultor, aún cuando se le han presentado ofertas de colegas para hacer proyectos juntos en esta área.. tal vez es en esta etapa donde el ser humano pueda emprender aquellos proyectos que dejó inconclusos o nunca realizó en su juventud.

Les dejo algunas preguntas que pueden ayudar a encontrar el camino al emprendimiento en el adulto mayor:

  • ¿Qué sé hacer bien?
  • ¿Qué me gusta hacer?
  • ¿Tengo algún hobbie que me permita hacer algo para vender?
  • ¿Lo que sé hacer precisa de otros para completar el proceso?
  • ¿Conozco gente que pueda ayudar o pueda complementarme?
  • ¿Qué falta en mi barrio? ¿Puedo hacerlo? ¿Puedo traerlo de otro lado?
  • ¿De qué se quejan mis vecinos? ¿Qué necesitan? ¿Puedo hacerlo yo?

Más sobre Adulto Mayor

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X