Inicio » Animé »

¿Cómo afecta al Animé el cierre de Megaupload?

De que la acción tomada por el FBI molesta, sí, molesta. ¿Duele? Eso ya es algo extremo. ¿Qué pasa ahora con las series que bajábamos?

Guía de: Animé

La noticia cayó como bomba ayer en la tarde y se esparció por la internet de manera rápida. A las pocas horas del suceso que ya hemos visto en otras páginas de Guioteca, grupos como Anonymous tomaban sus propias “represalias” contra blancos que pueden tener mayor o menor injerencia en lo sucedido. De hablar de todo eso, se preocuparán los respectivos guías.

Pero, ¿cómo nos afecta esta arbitraria decisión? Empecemos por la base: El animé traducido está en una especie de limbo jurídico, ya que si bien afecta a los creadores del animé y sus derechos de autor, el hecho que los distintos fansubs no cobren por su trabajo hace que no puedan ser acusados de robo o de lo que sea, algo que de por sí, es irrelevante para las compañías y personas que poseen los ya manoseados y desprestigiados derechos de autor.

Censura Internet

Foto: AFP

El cierre de Megaupload no debería afectar mayormente la descarga de archivos desde Internet.

Cortes como la de España han reconocido que el trabajo de los fansubs no afecta al derecho de autor y las sentencias en casos de éste tipo han sido favorables para los distintos fansubs de habla hispana. Sin embargo, dichas decisiones no son compartidas por otras cortes de otros países, por lo que al menos, es un nicho hay y habrá que saber explotarlo en beneficio de los amantes de animé.

Ahora, de que la acción tomada por el FBI molesta sí, molesta. ¿Duele? Eso ya es algo extremo. ¿Qué pasa ahora con las series que bajábamos? Cada grupo deberá decidir qué hacer con sus series y por dónde sacarlas para el deleite de todos. Dudo que los fansubs hagan un paro, tanto acordado como forzado, o puedan tomar alguna represalia aparte de informar a sus seguidores el cómo nos afecta a todos las famosas leyes SOPA, ACTA y PIPA de parte del Gobierno Norteamericano y la ley del SINDE en España.

En cuanto a los futuros métodos para compartir archivos, creo que es sensato dar por descartados -al menos por ahora- otros sitios de descarga directa, tales como Mediafire, Uploadstation, Rapidshare y tantos otros que en estos momentos deben estar en la mira del FBI y de las compañías que apoyan las distintas leyes de censura a la libertad de expresión. No teman que si bien esas eran las formas más fáciles para compartir, no son las únicas; aún existen los torrents (que tiene la gracia que no están alojados en servidor alguno, más que en el computador del creador del archivo), los programas P2P tales como E-mule, L-phant, Pando y tantos más que tal vez desconocemos en éste momento.

Un rayo de luz

Si bien para muchos que mostraron su rabia e indignación en las redes sociales, el panorama se ve sombrío, dos noticias aparecidas también hoy nos muestran un rayo de esperanza. Hoy la empresa Bittorrent, creadora de las descargas ultra rápidas y compartidas, presentó una nueva aplicación para compartir datos “en la nube“. El programa se llama Share (igual que el mítico programa para bajar raws) y funciona de manera bastante similar al viejo y querido Bit Torrent, con la principal diferencia que uno sube el material y elige a quien quiere compartírselo, luego los demás van expandiendo el archivo hasta que una cantidad suficiente de personas tengan el archivo que buscan. ¿Lo mejor de todo? Absolutamente gratuito, a diferencia de servidores como Dropbox o Insync.

Finalmente, Megaupload no se quedó de brazos cruzados y subieron una página temporal en ESTE LINK, se dice que están haciendo respaldo de los archivos que tenían en la página original, así que por mientras, manténganlo tan secreto como les sea posible, porque el FBI nos está mirando.

Más sobre Animé

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X