Asesor del gobierno argentino criticó airadamente a los runners que salen en cuarentena

Uno de los asesores del presidente argentino, Alberto Fernández, criticó duramente a los aerobistas y runners que se ejercitan por la noche.

Guía de: Argentina

Screenshot_20200611_141109

Foto: Reuters.

Son unos millennials estúpidos que no saben lo que están haciendo”, descerrajó, Luis Cámera, asesor del presidente argentino al referirse a quienes salen a ejercitarse en el horario permitido de 20 a 8 horas (noche).

“Un día de furia”

La frase anterior la expresó en entrevista radial a “Todos en la 8″ de la ciudad de Rosario. “”El que habló en contra de los runners soy yo. Todos los demás se dejaron convencer. Encima (los runners) son unos milennials estúpidos y se dan besos en el espejo. Son los mismos que se fueron de vacaciones en la pandemia y después decían rescátenme, rescátenme”, (emulando voces de caricaturas infantiles).

 

En la misma entrevista amplió su inquina hacia todos los habitantes de la ciudad de Buenos Aires: “Esta histeria porteña nos está volviendo locos a todos. Ustedes son rosarinos. Yo soy correntino y sabemos que los porteños son insoportables. Se pusieron histéricos, parece que si no salían de sus casas se morían, y es al revés. Hay una especie de sensibilidad comunitaria que no logran ver”.

Los conceptos vertidos por el Dr. Luis Cámera, (hubo otros del mismo tenor) luego los relativizó ante las cámaras del noticiero TN expresando que las dijo “en un día de furia” al ver que tantas personas corrían en los parques de la ciudad aunque insistió en no arrepentirse de nada de lo expresado. En el mismo noticiero intentó fundamentar sus declaraciones: “Tenemos que tener mucho cuidado. Tenemos un foco acá en la Ciudad muy complicado y no podemos manejarnos así. Acá la Ciudad ha hecho una puesta de liberar más cosas y tenemos que ser más cuidadosos, traten de entender”, insistió.

Señaló también que: “Yo en lo personal he hecho esfuerzo en la medida en lo que he podido para que todo lo que tenga que ver con la producción sea prioritario. Si vamos a poner gente en la calle pondría gente que tenga que ver con las cuestiones productivas, el esparcimiento lo dejaría para después”, dijo, olvidando quizás, que es el gobierno nacional quien impone las restricciones a esas mismas actividades productivas.

Un jefe entre dos bandos

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se vio forzado a liberar algunas actividades por la presión de los ciudadanos con atisbos de desobediencia civil. Desde el gobierno central se insiste en mantener una cuarentena feroz (ya lleva 3 meses y se extendería hasta el 28 de junio) llevando a la quiebra a centenares de pequeños comerciantes y productores, con el resto empobreciéndose con cada día sin poder trabajar. Se presume que la crítica del Dr. Cámera, asesor del presidente, Alberto Fernández, apunta a señalar esa supuesta “debilidad” de Rodríguez Larreta ante sus votantes.

Sin embargo, el Jefe de Gobierno ha tenido y mantiene actitudes autoritarias en el marco de las restricciones por la pandemia. Situaciones como el reciente intento de prohibición para salir del domicilio para adultos mayores de 65, o fijar restricciones atentatorias contra las libertades individuales presentes en la Constitución Nacional, hacen considerar que su posición es cercana a lo fijado por el gobierno nacional.

¿Pandemia o contención social?

La prueba de fuego, y obligada definición del Jefe de Gobierno, llegará en los próximos días cuando desde el gobierno central se intente imponer una nueva prórroga a la cuarentena obligatoria extendiéndola hasta fin del mes de julio. El actual estado de ánimo que se palpa en las calles no es propicio hacia ese tipo de medidas. Se han sucedido en las últimas semanas varias manifestaciones de personas con carteles pidiendo trabajar, nada más que solo obtener autorización para abrir sus negocios y realizar actividades productivas.

Anoche, a modo de ejemplo, en la ciudad y otras ciudades del interior del país, se escuchó un contundente “cacerolazo” en rechazo a la intervención estatal de la empresa agroexportadora Vicentín. “No se trata de Vicentín, se trata de que no toleramos más el autoritarismo”, decía hoy un post muy leído en las redes sociales.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios