Movimientos sociales 2011: ¿Todo por culpa de Urano?

Cuando muchos creían que el mundo seguiría igual y mejor, que no pasaba nada, este año nos sorprende con movimientos ciudadanos que son capaces hasta de derrocar gobiernos. En el cielo, Urano es el más feliz.

No sé si comenzar esta nota con el movimiento de Grecia o el de España, el de Chile, o el de Libia, o recordar los de Egipto y Túnez, o agregar los de Inglaterra… Si alguien cree que el mundo está igual que hasta hace unos meses, está muy equivocado, la sociedad está cada vez más agitada, rebelde, libertaria, despierta, creativa; y no parará.

En la astrología hay planetas personales y otros colectivos. Entre los segundos están Plutón, Neptuno y Urano, que se mueven más lento, afectan a generaciones de personas más marcadas e influyen en temas de la psiquis planetaria. Urano acaba de hacer un cambio, después de siete años, hizo su ingreso triunfal a Aries a principios de marzo, justo –no casualmente- el mismo día del dantesco maremoto en Japón con la posterior crisis nuclear. Urano pasó de Piscis (agua, océano) a Aries (fuego, chispa).

Pero antes, el año 2010 y hasta mediados de 2011, hubo otro factor astrológico que sembró en parte lo que vivimos hoy: Júpiter también estaba en Aries y, como regente de las ideologías, el sentido más profundo de la vida y la expansión, agitó el fuego individualista ariano. Podríamos decir que Júpiter durante el año pasado y hasta junio 2011 se encargó de espiritualizar la iniciativa ariana de la humanidad y darle un sentido a la rabia y el descontento, pues Júpiter pone altura de miras, ética, entusiasmo por los ideales y conciencia de justicia. De hecho, fue cuando Júpiter estaba con fuertes aspectos en Aries que sucedieron los cambios radicales en Túnez y Egipto y que agitaron hasta hoy a Medio Oriente.

Movimientos sociales

Foto: El Mercurio

Urano ha dejado sentir su influencia.

Y ahora Júpiter llegó a Tauro: nos corresponde aterrizar, materializar todo lo iniciado en el último ciclo y que tome forma concreta, pues ahora este planeta querrá que trascendamos lo terrenal, que veamos más allá de lo aparentemente cómodo.

Todo este espectáculo lo mira con ojos vivaces su amigo Urano: energía eléctrica e impredecible del planeta azul que estará por siete años en Aries, fuego. La mezcla de electricidad más fuego con sólo pensarla puede resultar temeraria, ¿no?

Urano en Aries, el artífice de las nuevas protestas

Una chica española sube un video a Youtube para protestar y contar de qué se trata el movimiento 15M mientras miles de sus compatriotas indignados acampan en distintas plazas, un grupo de músicos cambia el himno nacional de Chile como protesta al negocio de una hidroeléctrica que arrasará con un territorio virgen en el sur del país, miles de estudiantes chilenos bailan disfrazados de zombies al ritmo de Michael Jackson frente a la casa de gobierno, líderes de opinión uruguayos –incluido un religioso- piden ley de matrimonio igualitario; miles de personas acuerdan reunirse en Inglaterra, España, Chile y Libia para protestar contra lo que consideran arcaico e injusto, vía Facebook o Twitter. Todo esto tiene una nomenclatura astrológica: Urano Aries en oposición a Saturno en Libra y en cuadratura a Plutón en Capricornio.

Lo dijimos en el 2010 con una nota de Urano: comenzó el cambio mundial, y también señalamos que este año 2011 es un tiempo para transformarnos por dentro y por fuera.

Si lo queremos ver plasmado en la naturaleza, Urano es un relámpago, esa mezcla de aire, fuego, electricidad, luz, sorpresa, viento y lluvia que nos despierta e inquieta. También es un terremoto que sacude la Tierra y las conciencias, además de estar involucrado en las erupciones volcánicas. Por lo tanto, Urano es renovación sí o sí y de una forma sorpresiva, impredecible y espectacular.

Urano, el chico rebelde de los planetas tiene por misión oponerse a lo establecido, no por capricho, sino porque él muestra aquello que tenemos que liberar, modernizar. Es gracias a diferentes pasos de Urano que se dio la Revolución Francesa y la Industrial, por ejemplo, y, por supuesto la última revolución mundial: la llegada de nuestra mejor amiga, la Internet, donde Urano se regocija, pues esta red sintetiza toda su esencia: conecta, democratiza, moderniza, crea, innova, no tiene límites.

Y este planeta ahora está en oposición a Saturno en Libra: el patriarcado y el statu quo que vivimos hasta ahora para relacionarnos, junto a la gran sensación –o certeza- de soledad en el mundo moderno; también está en cuadratura a Plutón en Capricornio: la transformación y limpieza de toda la estructura institucional –especialmente económica- que acontece desde 2008 y que se agudiza cada vez más (crisis varias, fraudes y abusos develados, la Iglesia enfrentada a casos de abuso sexual, la política desacreditada, países antes acomodados ahora en al borde de la quiebra, etc., etc.,)

Por lo tanto, todo se conjuga para distintos cambios radicales en la conciencia de la humanidad que, poco a poco, entiende y asume que el sistema económico, político, religioso, educacional, social, llegó a su límite en torno a la injusticia y la poca felicidad o armonía que aporta; por ende tiene que ser reemplazado por una estructura nueva que, al estilo de Urano, sea más democrática, abierta, moderna y creativa.

Entonces, Urano, que ahora se viste del fuego rojo de Aries, se pone a la cabeza de este cambio mundial. Pero ¿qué pretende? Bajo muchas miradas él es un despertador de conciencias y lo que quiere, en gran medida, es que tanto a nivel personal como colectivo abramos la mirada sobre lo que hemos construido en el último tiempo o siglo, e iniciemos un cambio en nuestra identidad, una verdadera revolución en quiénes somos y cómo vivimos la vida, pues se hace urgente algo más humano y genuino. Desea que conectemos con nuestras ganas e impulsos para hacer de nuestras existencias algo liberador y entusiasta. Urano en Aries quiere que dejemos lo antiguo, lo que oprime, lo injusto, pero quiere también que tomemos iniciativas con propuestas originales, pues él saca a relucir nuestra creatividad.

Creatividad para protestar

A muchos los tomó y tomará por sorpresa –a no ser que hayan leído esta sección, obvio- la masividad, rapidez y proliferación de los movimientos ciudadanos que reclaman un sinnúmero de situaciones frente al sistema actual. Sucede que el terreno ariano es así: rápido, vertiginoso, impulsivo, airado. Urano le pone más condimentos a la sopa pues le agrega algo que no habíamos visto: originalidad, sorpresa, fraternidad, energía directa (sin rodeos).

Urano

Foto: El Mercurio

Urano es un despertador de conciencias.

Así, ya no se usan los discursos grandilocuentes, la agitación de las masas y, menos, los partidos políticos, compañero”. Todo eso –lo sentimos por varios que andan perdidos y/o nostálgicos- es parte del pasado. Lo que se usa ahora es creatividad, actos poéticos, sorprendentes, vivos, transversales. Urano moderniza y colorea la forma de protestar pues quiere que cada uno ponga su sello en esto, ahí están los bailes, máscaras, acampadas, irrupción con manos arriba en bancos y bolsas, cantos, performances, flashmobs y quién sabe qué más veremos en este tiempo.

Pero no sólo eso. Urano pone también la conectividad. Ya no hay panfletos ni llamados públicos que organicen. Las protestas están a sólo un clic: Facebook y Twitter son las vías para enterarse, coordinarse, seguir, participar, opinar.

Podríamos decir que desde ahora protestar estará de moda, pero usar esta frase empequeñece y frivoliza algo que es mucho más profundo. Urano, junto a sus colegas Plutón y Saturno, quieren un cambio de conciencia y movilizarán nuestros ímpetus para eso, para darnos cuenta que otro mundo sí es posible y que lograrlo depende de nuestras iniciativas en el día a día, no sólo frente a la autoridad y el sistema, sino desde dónde vivimos: ¿desde la codicia, el arrasar, la inconciencia, la prisa, el individualismo, el abuso, el miedo, la defensa, el narcisismo, la evasión, la victimización, la indolencia, la soledad?… ¿O desde la conciencia, el compartir, la equidad, el respeto, la alegría, el entusiasmo, la valentía, el liderazgo, la cooperación, el equilibrio, el hacerse cargo?

Estas preguntas nos viene hacer Urano y, aunque tenemos siete años para respondérselas en su paso por Aries, él nos obligará a todos a movernos, a sacar lo mejor de nosotros tanto para nuestros proyectos personales como colectivos en un ciclo que es y será histórico. ¡Adelante!

Más sobre Astrología y Destino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X