Oktapodi: Al amparo de una gran escuela de talentos

Uno de los mejores cortos animados de la década se alza como una historia notable que tuvo su origen en una de las más destacadas escuelas de artes aplicadas del mundo.

Aunque no se trate de Paul, este corto de pulpos también está de moda. O mejor dicho, lleva años de moda, ya que la aparición de Oktapodi (2007) en el circuito cinematográfico reafirmó el buen pasar que goza la producción de cortometrajes de animación en estos últimos años.

Oktapodi

Foto: oktapodi.com

Menos de dos minutos necesitaron los realizadores para contar una gran historia.

Esta historia de amor, en clave de comedia, nos cuenta la aventura de dos pulpos enamorados que son separados a la fuerza. En menos de tres minutos de duración, esta historia es una frenética carrera colina abajo, en la que nuestros amigos moluscos estarán dispuestos a dar su vida por permanecer uno al lado del otro.

Oktapodi tiene todo lo que un amante del cine puede querer. En primer lugar, la capacidad de contar una historia consistente. En esta aventura los pulpos se juegan su suerte: escapar con vida o terminar en un plato en escabeche.

En segundo lugar, está la calidad con que se muestra el mundo de estos protagonistas. En pocos segundos entendemos las ventajas que tienen al nadar, o que con ocho brazos se defienden mejor (aunque nuestros protagonistas tienen sólo seis), pero también reconocemos la fragilidad de su especie, al ser permanentemente un atractivo gastronómico tanto para humanos como para gaviotas.

La maravilla es que todo esto se cuenta en un par de minutos y sin la necesidad de una sola palabra.

Si hay algo por lo que Oktapodi termina por encantarnos, es porque aunque parece una obra hecha por expertos, esta historia de pulpos enamorados fue el proyecto de título de seis estudiantes franceses que se hicieron conocidos en el mundo entero gracias a esta animación.

Así como lo escuchan. Y a quién tenemos que agradecer la formación de estos genios es a Gobelins L´ecole de L´image una de las mejores escuelas de artes aplicadas del mundo, actualmente con sede en París, Francia.

Gobelins (los duendes) es el lugar donde cualquier amante de la animación quisiera llegar. Es como jugar en el maracaná para un futbolista o ganar Wimbledon para un tenista. Con más de 30 años en el mundo del arte, la imagen y la publicidad, esta escuela recibe anualmente más de 5 mil solicitudes de ingreso, pero sólo cerca de 30 privilegiados son los seleccionados.

Las claves de la escuela son el trabajo colectivo (al igual que en Oktapodi, todos los trabajos se realizan en grupo) además de la creatividad y el talento. En tres años un alumno del Gobelins puede convertirse en un maestro. Para muestra, aquí el canal oficial de la escuela en Youtube.

La escuela en total tiene cerca de 700 alumnos, divididos en más de 20 cursos. Al egresar, Pixar, DreamWorks o Electronic Arts son algunos de los estudios que se pelean a estos talentos.

Aunque parece un sueño imposible poder estudiar allí, cada año en el mes de julio, la Gobelins se abre al mundo e imparte un taller intensivo para extranjeros, en el que cerca de 20 privilegiados pueden recibir la enseñanza de los que saben de animación.

Hoy, con más de 400 mil visitas en Youtube, 13 premios en festivales internacionales y hasta una nominación al Oscar como mejor corto animado en 2009, Oktapodi se alza como uno de los mejores cortos animados de la década, de esos que aparecen de vez en cuando y que son aplaudidos de pie. Sin duda fue el alumno más aplicado del curso.

Ficha Técnica:

Cortometraje.
Oktapodi, Francia(2007),
Realizada por: Gobelins L´ecole de L´image,
02:26

Más sobre Cortos y Documentales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X