Inicio » Cultura Japonesa » Equipo

Japón y sus hoteles cápsula: habitaciones que parecen nichos

¿Se imaginan pagar unos $30.000, por persona y por noche, para dormir en una especie de nicho? Bueno, esa es la idea de los hoteles cápsulas.

Tokyo es considerada la capital más poblada del mundo y el espacio es un tema importante en aquella ciudad donde el metro cuadrado es tanto carísimo como escaso. Con todos estos antecedentes, no es extraño pensar que hasta el sector hotelero debió adaptarse, creando desde hace más de 30 años  unos famosos hoteles llamados “cápsulas”, nombre que reciben debido a lo particular de sus habitaciones.

¿Se imaginan pagar unos $30.000, por persona y por noche, para dormir en una especie de nicho? Bueno, esa es la idea de los hoteles cápsulas, descansar en habitaciones de 1 metro de alto, otro de ancho y 1, 90 de largo, las que están apiladas unas sobre otras en una especie de mausoleo de fibra de vidrio y donde sólo puedes entrar subiendo una escalera (si la pieza está en altura, que es lo más probable) y deslizándose gateando.

Curiosamente, quienes más hacen uso de las instalaciones encapsuladas son los mismos japoneses, particularmente, los trabajadores capitalinos que no alcanzan a tomar el último tren con destino a sus casas y deben pernoctar ahí para regresar a sus labores al día siguiente. Con suerte, los ejecutivos viven a unos 70 kilómetros de Tokyo, por lo que tomar un taxi no es una posibilidad para el bolsillo trabajador y este tipo de hoteles es la opción más barata.

Cada una de las habitaciones, todas individuales, cuenta con un futon (colchoneta tradicional nipona), una pequeña repisa plegable y una televisión en el techo, nada más. Sin embargo, los visitantes pueden disfrutar de saunas, masajes, zonas de trabajo con wifi, tienda y restaurante las 24 horas. Antiguamente, estos hospedajes eran ocupados únicamente por hombres, pero gracias a la fuerza laboral femenina, se han visto obligados a crear pisos sólo para ellas.

Una vez que los alojados van dormir, la privacidad es poco viable en los pequeños espacios, ronquidos, conversaciones telefónicas, sonidos de videojuegos y películas. En la madrugada, sólo el ruido del alto parlante que despierta a los ejecutivos, quienes acuden a los baños comunitarios para luego ir por la promoción de temporada; un pack de camisa y corbata que ayudarán a lucir perfectos en una nueva jornada laboral en el país del Sol Naciente.

Más sobre Cultura Japonesa

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X