Inicio » Cultura Japonesa » Equipo

Ofuro, el tradicional baño japonés

Siglos de tradición acompañan la agradable experiencia de ingresar a un “ofuro”; una bañera de agua caliente que nos invita a la relajación y a la purificación mental.

Cuando los primeros europeos arribaron a las costas japonesas en el siglo ­­XVI, se sorprendieron con las rutinas de aseo personal que sus habitantes llevaban a cabo día tras día. Esto se debió principalmente a que para estos viajeros de antaño tomar un baño diario no era una prioridad, ni siquiera uno semanal.

En el Japón de la actualidad aún se conserva la tradición del “ofuro”, una bañera con agua caliente presente en la mayoría de los hogares, la cual tiene como misión entregar un instante de gran relajación antes de ir a dormir. Esto no significa que no se pueda ingresar al ofuro en el horario que se desee, ya que finalmente su uso dependerá del momento en el cual se necesite ese instante de calma que este baño nos puede entregar.

Ofuro

Foto: lapaisajista.com

Los primeros ofuro construidos fueron básicamente tanques ensamblados de madera de cedro.

Los primeros ofuro construidos fueron básicamente tanques ensamblados de madera de cedro, que al ser llenados con agua muy caliente dejaban salir el aroma de la madera. Dicho aroma, en conjunto con el agua a altas temperaturas, potenciaba las cualidades terapéuticas del baño. La temperatura usada en el ofuro bordea los 40 grados Celsius, por lo cual se recomienda tomar un baño de entre 5 y 15 minutos como máximo. También es recomendable consumir agua durante el baño o después de él, ya que el cuerpo se expone a la deshidratación al enfrentar un fuerte golpe de calor. En cuanto a su acción terapéutica, el agua caliente permite relajar la musculatura, eliminar toxinas mediante la sudoración y calmar la mente. De hecho, existe literatura que narra la relación del budismo Zen con salas de meditación que contenían un ofuro en su interior.

Cabe destacar un punto importantísimo: el ofuro no es un baño para limpiar la suciedad del cuerpo; por lo cual antes de ingresar a la gran bañera, el usuario debe lavarse el cuerpo y eliminar cualquier rastro de jabón extrayendo agua con una cubeta desde el mismo ofuro.

Actualmente los ofuro de las ciudades, son bañeras rectangulares con agua caliente permanente. La mayoría de las veces se encuentran tapadas por una gruesa cubierta de plástico o madera, la cual se retira o se enrolla al momento de ingresar a bañarse. En este caso ya no es necesario sacar agua del ofuro para lavarse antes de entrar en él, ya que siempre existe una ducha para realizar el trabajo de aseo previo. A diferencia de los occidentales, la mayoría de los japoneses acostumbran ducharse sentados en una pequeña banca plástica; la verdad es que jamás me pude acostumbrar a tomar una ducha de esa forma.

Las familias japonesas que no cuentan con ofuro en sus hogares pueden optar por ir a los baños públicos denominados “sentō”, los cuales funcionan de la misma forma que un baño de casa pero se debe compartir al mismo tiempo con todo el que ingrese al lugar. De esta forma, al visitar un sentō debemos guardar absolutamente toda la ropa en un casillero, entrar solamente con una pequeña toalla, ducharse antes de ingresar al ofuro de uso común y dejar el pudor de lado para transitar y compartir con el resto de los bañistas.

En Japón, las normas de conducta y los protocolos a seguir son importantes para no hacer el ridículo o desentonar en una situación determinada. Sólo imagina llegar a Japón y alojar en el hogar de una amable familia tokiota. Tus anfitriones preparan tu lugar de descanso y te ofrecen tomar un baño antes de acostarte. Entras a la habitación donde está el ofuro y te sumerges en él sin ducharte previamente tras haber viajado 30 horas en avión. Sientes que el agua está muy caliente por lo cual tomas la ducha y le agregas agua fría. Si esto no fuera suficiente, para arruinar lo que un ofuro significa, te llenas la cabeza con shampoo y creas un hermoso baño de espuma; afortunadamente estás muy mojado para tomar tu smartphone y poner música a todo volumen.

Al parecer nuestras diferencias culturales con Japón son más amplias de lo que parecen.

Más sobre Cultura Japonesa

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X