El poco conocido caso de acoso sexual de Hitler a una corredora de EE.UU. en los JJOO de Berlín 1936

El ex jerarca nazi sintió atracción por una atleta estadounidense que ganó todo.

Guía de: Curiosidades

Adolf Hitler nunca fue catalogado de ser un mujeriego. Sin embargo, según relata Luciano Wernicke en el libro “Historias insólitas de los Juegos Olímpicos”, en las olimpiadas de Berlín 1936, el ex dictador nazi había quedado enamorado de la belleza de la velocista estadounidense Helen Stephens, ganadora de los cien metros planos el 4 de agosto.

acoso sexual Hitler

Aquel “flechazo” había sido tan rápido que el canciller invitó a la velocista de 18 años a visitarlo en su despacho privado del Olympiastadion. La joven aceptó, tras la ceremonia de premios, puesto que tenía bastante curiosidad por conocerlo. No obstante, la deportista se arrepintió de dicha decisión.

De acuerdo con su propio relato, el Führer la recibió con el tradicional saludo nazi.

“Yo le di un buen apretón de manos, al viejo estilo de Missouri. Enseguida, Hitler me saltó a la vena yugular. Me agarró del trasero, lo apretó y lo pellizcó, y luego me abrazó y al oído me dijo: tú tienes un verdadero tipo ario. Deberías correr para Alemania”.

Posteriormente, le dio un masaje en los hombros y le invitó a pasar con él por el fin de semana en su residencia Berchtesgaden. Finalmente, muy asustada la atleta logró escapar del despacho. Tras ganar la posta 4×100, la joven volvió a ser convocada a la casa del jerarca alemán, pero no aceptó dicha invitación.

Incluso, además de enfrentar el acoso de Hitler, la denominada “The Fulton Flash”, tuvo que acallar rumores en relación a que era un hombre. Con el fin de silenciar los comentarios aceptó someterse a una revisión médica, que acabó librando todas las dudas sobre su condición sexual.

La condecorada atleta falleció el 17 de enero de 1994, en su tierra natal, Saint Louis, Missouri.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X