Inicio » Discos »

“2112”: El viaje en el tiempo de Rush que ya lleva 40 años

Este disco masificaría a nivel mundial a la banda canadiense, llevándola a ser una de las agrupaciones más longevas de la historia y con los mismos integrantes.

Guía de: Discos

Es impresionante cómo el tiempo avanza y sin darnos cuenta, de pronto nos encontramos con que ya pasaron 40 años desde que se editara ―el 1 de abril de 1976― aquel emblemático cuarto álbum de Rush: “2112”. Precisamente el que masificaría a nivel mundial a la banda canadiense, llevándola a ser una de las agrupaciones más longevas de la historia y con los mismos integrantes.

2112-a

Si bien este disco lo descubrí en los 80´s, cuando Rush era mucho más pop y sus bases electrónicas eran parte esencial de su sonido, es increíble darse cuenta que en sus inicios fueron catalogados como una banda de rock pesado, cuando hoy en día entendemos éste estilo como otra cosa. Y que la realidad es que siempre han mantenido una vanguardia que los ha hecho mutar desde el hard rock, el progresivo y posteriormente hacia el pop electrónico, para traerlos hoy de vuelta a sus raíces rockeras.

Rush comenzó su carrera en 1968, pero no fue hasta 1974 que editaron su primer disco, “Rush”, seguido en 1975 por “Fly by Night” y “Caress of Steel”. Este último no tuvo un notorio éxito comercial por ser un disco conceptual, con versiones de larga duración, como era costumbre en esos años.

El mejor ejemplo eso fue “Echos”, del álbum “Meddle”, de Pink Floyd, lo que tenía muy preocupada a su compañía discográfica, Mercury Records, la que les pidió un cambio para su nuevo disco. De esta forma, luego de mucho negociar ―ya que la banda no quería cambiar la tendencia―, decidieron hacer un disco mixto dividiendo el disco en dos partes: una versión de “2112” de larga duración de 20: 34 minutos en su cara A y cinco canciones en la cara B del vinilo con 19:32 de duración.

El disco fue producido por Terry Brown y compuesto mayoritariamente por su baterista, Neil Peart, amante de la ciencia ficción y la literatura fantástica. Por eso es que la primera parte del disco está inspirada en un libro de este género, “Anthem”, de la escritora y filosofa estadounidense Ayn Rand (la misma de “La rebelión de Atlas”).

Para hacer más clara la historia, en la contracaratula decidieron incluir un texto con una breve descripción de este mundo fantástico, dándonos un contexto para abordar el disco. De esta forma, la canción “2112” se divide en:

I: Overture (4:32)
II: The Temples Of Syrinx (2:13)
III: Discovery (3:29)
IV: Presentation (3:42)
V: Oracle: The Dream (2:00)
VI: Soliloquy (2:21)
VII: Grand Finale (2:14)

2112 – 12/10/1976 – Capitol Theatre

La historia hace referencia al año en que el protagonista ―“Anonymous” o “Starman”― descubre un instrumento musical llamado guitarra, que proviene de los “hombres antiguos”.. Entonces él aprende a tocar y a componer música muy distinta a la permitida en los Templos de Syrinx, que son unas computadoras que gobiernan la “Estrella Roja de la Federación Solar”, el régimen dominante luego de una guerra interplanetaria que culminó el año 2062.

Starman lleva entonces su instrumento a los sacerdotes de los Templos de Syrinx, quienes la destruyen argumentando que era “un juguete más que contribuyó a la destrucción de la raza antigua de los hombres”, acto que envuelve en la tristeza a Starman, quien luego es llevado en sueños a una “tierra maravillosa” de la raza antigua, donde es deslumbrado con su belleza y libertad. Starman ve durante este sueño un incremento del poderío de la raza antigua para regresar al presente y destruir los autoritarios templos.

Lamentablemente, la historia no termina bien, ya que cuando el protagonista despierta de su sueño y se da cuenta de que aquel mundo perfecto es inexistente en la realidad, se suicida en la caverna donde había descubierto la guitarra.

Al final del último movimiento (instrumental), titulado “Grand Finale”, se escuchan las siguientes frases: “Atención, planetas de la Federación Solar: hemos tomado el control”.

Muchos años después, en 2010, Neil Peart explicaría y aclararía esas frases ambiguas en el documental Classic Albums: Que la raza de los Hombres Antiguos había derrocado a la Federación Solar.

La segunda parte del disco contiene cinco canciones místicas: “A Passage To Bangkok”, “The Twilight Zone”, la semiacústica “Lessons” (letra de Alex Lifeson), la balada “Tears” (letra de Geddy Lee) y finalmente la potente “Something For Nothing”.

A Passage To Bangkok (Snakes & Arrows Live – 2008)

La caratula es muy sencilla y fue diseñada por Hugh Syme. En ella se ve un fondo espacial negro con estrellas, el nombre de la banda, del disco y un pentagrama rojo al que posteriormente en los medios y en futuras compilaciones se agregaría la silueta de un hombre en honor a Starman, transformándolo en un icono hasta el día de hoy para la banda.

En la contracaratula podemos ver una singular foto de los integrantes, en la que figuran con unas extrañas túnicas, las que hoy serían motivo para más de alguna broma sobre sus integrantes.

Con respecto a los detalles de la caratula, Hugh comentaría en 1983 a la revista Creem: “Lo que hice con esa portada en particular fue leer las letras de las canciones, y comprender que había una fuerza del bien y una del mal: la fuerza del bien era la música, la creatividad y la libertad de expresión, y la fuerza del mal es todo lo contrario a eso”.

Y sobre el pentagrama, “el hombre es el héroe de la historia. Que esté desnudo es sólo una tradición clásica, la pureza de esta persona y la creatividad sin las ataduras de otros elementos como la ropa. La estrella roja es un icono clásico potente, basamos básicamente la portada en la estrella roja y este héroe”.

“Para ser honesto, nunca se me ocurrió que lo adoptarían tan seriamente como un logo. Porque a partir de ello, aparecía por todas partes”, concluye.

RUSHAd
El álbum fue todo un éxito comercial llegando a disco de Platino en Canadá, todo un suceso para la banda. La gira de promoción culminó con tres actuaciones en el Massey Hall de Toronto, shows que fueron grabados para el lanzamiento de su siguiente álbum, “All the World’s a Stage”, publicado el 29 de septiembre de 1976.

maxresdefault

Definitivamente volver a escuchar este disco, no solo nos transporta a los inicios de la banda, sonido característico de power trio y a la peculiar voz de su vocalista Geddy Lee, sino que nos lleva a un mundo de fantasía y control que se nos hace cada vez más patente con la tecnología actual.

Más sobre Discos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X