Inicio » Discos »

Bjork nos invita a la profundidad oscura de su dolor con “Vulnicura”

“Vulnicura” del latín curar las heridas. Tras separarse hace unos meses, plasmó todo este proceso visceralmente en su noveno disco.

Guía de: Discos

Vulnicura

Lo que nos diferencia de los artistas es que ellos, desde su pena y dolor, desde su oscuridad, son capaces de crear una obra que logra tocar nuestra sensibilidad y nos permite hacer tangibles nuestros sentimientos. No es nada nuevo que el amor y el desamor son la fuente más poderosa de inspiración y creatividad artística, logrando grandes discos sentimentales como los de Alanis Morrissette, Adele y Coldplay, entre otros.

Ahora le tocó a Björk Guðmundsdóttir, quien tras separarse hace unos meses, plasmó todo este proceso visceralmente en su noveno disco, “Vulnicura”, el que se filtró en internet a inicios de este año y que obligó a la artista -y a su sello One Little Indian- a adelantar una serie de presentaciones, una exposición en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) con un documental de la canción “Black Lake” y el lanzamiento del disco.

Cuando pensamos en la propuesta artística de la islandesa, normalmente nos lleva a la vanguardia en los sonidos y en una música ligada a los conceptos, con mucha estética, y una voz singular que se complementa con una puesta en escena muy trabajada.

La influencia artística de su ex marido la había alejado un poco del contenido en sus discos anteriores, sobre todo en “Biophilia” (2011). En esta ocasión sucede todo lo contrario, porque “Vulnicura” es un disco muy personal, como si fuera un diario de vida: emotivo, pasional, y sobre todo triste, muy triste, sin tapujos.

Ella nos hace partícipes —casi cómplices— en todo el proceso. Tanto es así, que el disco de nueve canciones y casi una hora de duración se divide en tres etapas organizadas en forma cronológica. Los primeros tres tracks corresponden a la pre-ruptura, los siguientes tres relatan la ruptura propiamente tal y cierra con la sanación del alma, el empoderamiento y el intento de superar la tristeza.

La carátula nos muestra a la artista cubierta en látex, encapsulada y con el pecho abierto, literalmente sin corazón.

El disco esta coproducido por Bjork junto al venezolano Arca, un gran talento de la electrónica (Kanye West, FKA Twigs y su proyecto “Xen”) y mezclado por The Haxan Cloak., El sonido fusiona la característica voz de la artista con cuerdas orquestales, beats electrónicos y percusiones, muchos compuestos por ella, al igual que las letras.

Del disco destacan, al inicio, el tema “Stonemilker”, que con violines, violas y cellos nos transporta a una calma celestial como antesala a esta triste historia. Björk anhela claridad y pide “respeto emocional”, para afirmar que “desearía sincronizar nuestros sentimientos”.

“¿Quien tiene el pecho abierto?” —en la segunda etapa titulada “Black Lake”— es la canción más importante del disco y la base para la presentación del documental en el MOMA. Una de las canciones mejor compuestas por la artista, según mi opinión, que con sus diez minutos de duración nos lleva directo a la profundidad de sus entrañas, al dolor que se grafica con las frases más intensas de su repertorio, soportada por lúgubres acordes sostenidos.

“La familia siempre fue nuestra misión sagrada, la que abandonaste”, confronta traicionada, dolida y en soledad.

Para cerrar el disco eligió “Quicksand”, más dinámica y esperanzadora, para soltar el nudo de la garganta, con beats y sintetizadores y concluyendo: “Cuando estoy rota me encuentro entera, y cuando me encuentro entera estoy rota”. Lo que nos da una muestra paulatina de su recuperación, donde deja de hablar de “yo” y comienza a referirse a “nosotros”: “Cada vez que te das por vencido, tu nos sacas nuestro futuro / mi continuidad y de mi hija, y de sus hijas y sus hijas…”

Es un disco que hay que digerir un par de veces, profundo y que nos da la posibilidad de compartir la instantánea de una realidad.

El quiebre de una relación desde el punto de vista femenino, de una madurez y empoderamiento —a sus casi 50 años— que nos reafirma la calidad y vanguardia de esta artista que es capaz, a pesar de las circunstancias, de superar sus límites para darnos una idea de lo que serán sus futuros proyectos.

 

Más sobre Discos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X