Inicio » Discos »

El gran salto al mercado americano de Florence + The Machine

Con tan solo seis años de trayectoria, la banda ha realizado un gran trabajo en términos de desarrollo a través de sus discos.

Guía de: Discos

Florence + The Machine es una de las nuevas bandas inglesas que ha logrado trascender al Reino Unido para masificarse a nivel mundial, tal como lo hicieran Adele o Lorde en los últimos años. Es por eso que en su recién editado “How Big, How Blue, How Beautiful” se ha acercado más al “british blues” de los ‘60 para hacerlos más atractivos para el mercado europeo y estadounidense, logrando grandes resultados en su posicionamiento radial en varios países.

Ship To Wreck

 

Con tan solo seis años de trayectoria, la banda ha realizado un gran trabajo en términos de desarrollo a través de sus dos discos “Lungs” (2009) y “Ceremonials” (2011), los que ya han superado los 6 millones de unidades vendidas y han obtenido varios premios, como los BRIT Awards y los MTV Video Music Awards, además de ser nominados en la categoría “Artista Revelación” en los Premios Grammy y participar en la banda sonora de “El Gran Gatsby” con la canción “Over the love” y la versión moderna de Blanca Nieves con “Breth of life”.

Breth of life

Over the love

Tanto trabajo ha rendido frutos, ya que acaban de sustituir nada menos que a Foo Fighters en el Festival de Glastonbury, posicionándolos como el artista principal del festival más importante de Reino Unido y uno de los más populares a nivel mundial, que reúne cada año a más de 200.000 personas.

La génesis de este nuevo disco se produce luego de un año de reflexión, excesos y de tocar fondo en lo anímico y sentimental, lo que llevó a la artista a querer ponerse de pie y exorcizar sus demonios, sobre todo el del alcohol.

El disco fue producido en su mayor parte por Markus Dravs, quien ya trabajó con Bjork en “Homogenic”, uno de los favoritos de Florence. Además contó con la colaboración en arreglos de cuerdas y vientos de Will Gregory, de Goldfrapp, para dar la base a varias de las canciones importantes del disco.

La placa está compuesta por 16 canciones, las que suman casi 70 minutos de música y donde se destacan “How Big, How Blue, How Beautiful”, “Queen of Peace”, “Various Storms & Saints” y la sobrecogedora y existencial “St. Jude”.

A mí me parece un gran tercer disco, sobre todo si consideramos que ni Dido ni mucho menos Alanis Morrissette —por hacer un paralelo— lograron destacar y marcar con su talento una carrera tan promisoria. Por otro lado, me recuerda a los mejores momentos de Fleetwood Mac en los ’70.

Si bien siguen siendo un artista en desarrollo, promete, y habrá que ver cómo se proyecta la promoción de este disco durante el año, a la espera de su próximo trabajo; definitivamente estos recientes aportes de la música inglesa le ha dado un poco más de contenido y estilo a la música popular.

Más sobre Discos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X