Inicio » Discos »

“Nothing has changed”, David Bowie: Mucho más que un disco de grandes éxitos

Recorre sus 50 años de transformaciones.

Guía de: Discos

A los 17 años, bajo el nombre de “Davie Jones and The Bees King”, publica su primer single “Liza Jane”, marcando el inicio de esta gran aventura que fue dándole forma al mítico “Duque blanco” o “El camaleón”, como muchos llaman a David Bowie por su obsesión de reinventarse constantemente.

Considerado un ícono no solo en lo musical, sino también por su estética y cambios de imagen, Bowie ha destacado además en el mundo de la moda, la fotografía y el cine. También es poseedor de una personalidad magnética para las cámaras y en el escenario, como muchos pudimos apreciarlo en su presentación en nuestro país en 1990.

La celebración de sus 50 años de carrera se inició con el estreno de la película “David Bowie Is”, documental sobre la exposición dedicada al artista por el Museo Victoria & Albert de Londres el año pasado y con la edición de la cronología “Nothing has changed” (llamada así por un extracto de la letra de la canción “Sunday”, del álbum “Heathen”, de 2002).

Darle forma a la selección de las canciones no fue nada fácil, sobre todo con tantos éxitos memorables y épocas tan diferentes. Para muchos estará llena de inclusiones y exclusiones, o podrían llegar a considerarla incluso como un Grandes Éxitos más, pero no es así. En este caso, la selección ha sido muy pensada y para hacer más interesante el viaje musical se planteó en sentido inverso, comenzando por su nuevo single “Sue (Or In A Season Of Crime)”, producido por Tony Visconti, antiguo colaborador del artista, para seguir con grandes canciones como “Blue Jeans”, “This is not america”, “China girl”, “Ashes to ashes”, “The man who sould the world”, “Space oddity”… Y así podríamos seguir con las 59 canciones del disco triple, las 39 de la versión doble y las de una tercera versión en un vinilo doble.

Creo que es mejor decir qué encontraremos de especial: una remozada “Shadow Man” (1971), “Your Turn To Drive”, que hasta ahora solo se encontraba en formato digital y “Let Me Sleep Beside You”, una grabación inédita que se remonta a las sesiones del álbum “Toy” (2001).

Si se trata de Bowie, nada es al azar. Las fotos seleccionadas para las carátulas tienen un gran detalle: todas fueron pensadas para mostrarnos su imagen a través de un espejo. Así, en la edición de lujo, la fotografía tomada por Jimmy King, Bowie observa su imagen de hombre maduro, con el cabello peinado hacia atrás. La edición doble nos lleva a una fotografía de 1975, tomada por Steve Schapiro, en la que el cantante —más joven y con el pelo encrespado— se observa en un pequeño espejo. Y para finalizar, el doble vinilo nos muestra los primeros años de la carrera fotográfica de Mick Rock; la foto fue tomada en 1972, en la casa que Bowie tenía en Beckenham, en el sur de Londres.

Un aniversario memorable para un músico vanguardista y sofisticado que nos sigue sorprendiendo en sus maduros 67, hoy que estamos plagados de artistas desechables. Son cincuenta años con grandes matices que a uno inevitablemente lo hacen (aunque no lo espera) viajar por su vida y recordar varias décadas, modas, cortes de pelo y grandes canciones que se mantienen vigentes hasta hoy o que envejecen con mucha nobleza… como un buen vino.

David Bowie – Sue (Or In A Season Of Crime)

David Bowie – Ashes To Ashes (2000)

Más sobre Discos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X