Retro Infancia, un paseo con los hijos por nuestra niñez

Una de las actividades que suelen provocar más de una sonrisa en nuestros hijos, es relatarles historias de nuestra infancia. La música, la ropa, la tecnología, las golosinas, los juegos, el colegio.

Guía de: Entretención para niños

Si tienes algo de tiempo, trata de buscar fotos, documentos, un adorno o cualquier cosa que te recuerde la infancia y muéstrasela a tus hijos. Si no aprecias mayor interés, acompáñalo de algún comentario sabroso, alguna anécdota que despierte su atención.

Verás como desde ese momento, comenzarán las preguntas, una tras otra, y recordarás nuevas anécdotas e historias que estaban guardadas en el baúl de tu memoria.

Las fotos de pequeños nos humanizan y gatillan la imaginación y curiosidad de los hijos.

Recuerdos Niños

Foto: El Mercurio

Una foto puede generar un momento para compartir con tus hijos.

Podemos hablar presentándoles objetos, lugares o espacios emotivos, pero también es posible intentarlo sólo desde nuestra memoria.

Dejálos que te pregunten y respóndeles con todos los detalles.

Sin darse cuenta, pasarán los minutos, o tal vez horas. Los niños se identificarán con las historias. Todos estos contenidos generarán mayor vinculación familiar y sentirán un mayor apego a sus raíces.

Juntos, desempolvarán un pasado desconocido que los ayudará a conocerte mucho mejor. De paso, la entretención, y la emoción, está asegurada.

El viejito Pascuero les trajo a mis hijos un videojuego ochenterísimo, con Pac Man y Space Invaders incluído. El diseño, desafío y calidad está muy, pero muy lejos de los Wii, Play Station y otras sofisticadas consolas. Pero bastó que les contara que eran los juegos que alguna vez cuando niña, para que se desatara el real interés por usarlo.

Aquello dio pie para conversar sobre nuestros juegos de niños, sobre dónde vivíamos cuando pequeños y las comidas que disfrutábamos.

Si te das cuenta que tu pasado les entretiene, puedes organizar un paseo muy especial hacia los lugares que te acompañaron durante tu infancia.

Por ejemplo, en mi afán reporteril, viajamos junto a mi marido, hijos y padres hasta mi casa de niña, en Rancagua. Gentilmente, los dueños nos abrieron sus puertas y mis pequeños pudieron sumergirse en los rincones que abrigaron mis sueños durante la niñez.

Los recuerdos familiares pueden extenderse hasta los tíos, primos, abuelos y amigos…

Una actividad que puede resultar muy entretenida, es elaborar un árbol familiar: Con los nombres, recuerdos y tesoros familiares. En este punto, podemos invitar a los abuelos y tíos más cercanos. Verás cómo tus hijos valorarán ese encuentro. . Incentívalos en la actividad. Pueden ser los encargados del diseño, de tomar los apuntes o lo que se les ocurra. Se entusiasmarán al sentir que son parte y protagonistas de todo esto.

Otros se animan a idear su propio cuaderno familiar. La idea es preservar los momentos bellos, las cosas hermosas que hacemos o decimos junto a nuestros hijos. Cuando crezcan, ellos podrán continuarlo.

Esto, más bien pensando en las fututas generaciones, que podrán disfrutar de cada detalle.

Es cierto, estas actividades pueden llegar a ser más entretenidas para nosotros que para nuestros hijos. El recuerdo de nuestros padres, de nuestros hermanos, de nuestros abuelos puede entusiasmarnos insospechadamente más de lo que imaginamos. Pero te aseguro que si los involucras en este viaje, tus hijos se sentirán motivados a conocer más.

Les entretendrá identificarse con tu infancia, con tu juventud y con sus abuelos.

Necesitamos evocarlos, porque de otro modo nos sentiríamos vacíos, sin raíces, sin cimientos, al fin y al cabo, sin apoyo.

Los recuerdos son la vida y sin ellos es muy difícil ser feliz.

Todo aquello produce un goce y regocijo que nos hace sentir millonarios y nos divierte un montón.

Más sobre Entretención para niños

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X