Talleres gratuitos GAM: Una buena alternativa para el verano

Durante Enero y Febrero el GAM preparó actividades especialmente pensadas para los niños. Prometen volver en marzo cargados de panoramas para los chicos y sus familias. Un dato importantísimo: ¡Son gratuitas!

Junto a mis hijos, me animé a probar los tres talleres que diseñó el GAM para las vacaciones .

Todos, espacios animados y guiados por profesionales entusiastas, alegres, entretenidos y con muchísima paciencia. A continuación una breve reseña de nuestra experiencia:

Día 1:

Las instalaciones y arquitectura del recinto son el telón de fondo de esta aventura. Ideal para que los niños miren con detención los edificios y hasta las escaleras. Los guías no tienen el afán de imponer sus criterios o entregar sabias respuestas. La idea es que los pequeños experimenten y encuentren, en conjunto, sus propias respuestas.

Un lote de cajas de cartón apiladas debe ser trasladado hacia otro sector del edificio. Quise ayudar a uno de mis hijos, un poco complicado al cargar tres en su menudo cuerpo. El guía me pidió que lo solucionara él mismo. Y sí, creativamente, encontró una fórmula cansadora, pero eficiente.

Centro Gabriela Mistral

Foto: El Mercurio

El Centro Gabriela Mistral presentará durante enero, febrero y marzo panoramas para niños.

Separaron a los niños en dos grupos, según sus edades. La idea era que levantaran una torre muy alta, sin que se cayera un solo “ladrillo”. Una y otra vez lo intentaron, pero en un punto, las cajas siempre caían…Hasta que de pronto uno de los guías les mostró una forma concreta y entretenida para que la construcción fuera más estable. Los ojos maravillados de los niños eran impagables.

Lo intentaron nuevamente, pero la verdad es que volvieron a hacerlo como al principio, aunque tratando de dar con la fórmula correcta.

Las cajas caían una y otra vez. No importaba. El simple juego los tuvo imaginando distintas posiciones y fórmulas por casi una hora.

Los guías fueron los mediadores de esta experiencia y buscaron la forma de que las cajas tuvieran una cierta estabilidad, pero desde el modelo infantil.

Al final, una breve conversación cerró la lúdica experiencia y mis hijos se fueron con ganas de más…

Día 2:

Un montón de desechos plásticos, cajas, lápices, globos y un largo etcétera de materiales reciclables nos esperaban en un largo mesón de madera.

Una de las guías nos explica la diferencia entre reutilizar y reciclar. Y luego nos muestra una serie de instrumentos musicales elaborados con estos elementos.

La idea, es que ahora nosotros podamos hacer los propios.

Claramente había chicos y madres muy creativos. Era sorprendente ver cómo los niños son menos estructurados que los adultos.

Yo intentaba hacer algo con mis manos, pero me costaba concentrarme ante la apabullante creatividad infantil.

En este tipo de actividades los niños se entretienen un montón. Nadie les dice: “¡No!”.

Los guías celebraban los resultados de todos e incentivaban a los menos imaginativos.

Pero no bastaba con hacer el instrumento. Había que hacerlo sonar y encontrar la forma de que se escuchara mejor, porque luego lo presentaríamos ante la “orquesta”, compuesta por todos los niños y padres que participamos de la actividad.

Los guías se convirtieron en los Directores de orquesta y organizaron juegos que nos incluían a todos.

Y luego los más pequeños, pudieron ocupar este sitial.

La hora pasó sin darnos cuenta y, por supuesto, mis hijos querían más…

Día 3:

En el hall central del edificio A, se encuentra una Sala Didáctica. Un montón de taburetes de colores despierta rápidamente la atención de los niños.

Niños y adolescentes se encontrarán nuevamente con guías especializados, que los sumergirán en el mundo del teatro y artes escénicas.

Una simple maqueta modular les ayudará a entender la historia y características del teatro.

Y luego, una serie de ejercicios corporales y de concentración les enseñará cómo se prepara un actor antes de salir al escenario.

Deben imaginar nuevas formas de caminar, otras maneras de interactuar con el cuerpo.

Los niños tímidos y con más personalidad, todos tenían su espacio, sin recriminaciones, con mucho entusiasmo y en un clima de sana diversión.

Son de ese tipo de actividades que quedan grabados en nuestra memoria. Hacen falta más espacios como estos en la ciudad.

Los niños y los padres agradecemos el profesionalismo, inventiva y entusiasmo de los guías.

A partir de marzo, el GAM retomará este tipo de panoramas, pensado para grupos grandes, como colegios. Pero también para familias o amigos que logren reunir unas 8 personas.

Hay que estar atentos y revisar su página web y la información que entregan a través de las redes sociales.

Más sobre Entretención para niños

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X