El “ojo más grande de la humanidad”: Chile entrega terrenos para construirlo

En una ceremonia realizada en el Observatorio Paranal de ESO, el Presidente de Chile, entregó los documentos legales, que transfieren los terrenos para el mayor telescopio óptico / infrarrojo en el mundo.

El pasado 27 de octubre, el Presidente Sebastian Piñera en compañía del Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alfredo Moreno fue recibido en el Observatorio Paranal por el Director General del Observatorio Europeo Austral (ESO), Tim de Zeeuw, el Representante de ESO en Chile, Fernando Comerón y el Director Adjunto del Observatorio La Silla-Paranal, Ueli Weilenmann.

Ojo humanidad

Foto: ESO

Presidente de Chile, Sebastián Piñera, entrega de los documentos legales, firmados recientemente, mediante los cuales el Gobierno de Chile transferirá los terrenos en Cerro Armazones a ESO.

El Objetivo de la visita presidencial, que incluyó un completo recorrido a las modernas instalaciones del Very Large Telescope (VLT), fue la participación del mandatario en una ceremonia en la que se hizo entrega al Director General de ESO, de los títulos de dominio de transferencia del terreno en Cerro Armazones, firmados recientemente. Lugar donde se construirá el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT).

Ojo humanidad

Foto: ESO/L. Calçada

El 13 de octubre de 2011, la República de Chile y ESO firmaron un acuerdo con respecto a los terrenos para el Telescopio Europeo Extremadamente Grande.

Astronomía de clase mundial en Chile

Durante la ceremonia, el Presidente insistió en la importancia de proteger los cielos del Norte de Chile. “Estamos dando un gran paso para consolidar a Chile como la capital mundial de la astronomía. El Extremely Large Telescope, en cerro Armazones, será el ojo más grande del mundo, un ojo que mirará desde los cielos chilenos y que se adentrará en aquellos secretos que el Universo aún no nos ha querido revelar. Hoy es un día muy importante para la astronomía moderna, pero también es un día muy importante para Chile.”

El Director General de ESO expresó su gratitud al Gobierno de Chile por este importante hito. “La cooperación entre Chile y ESO, que comenzó hace 50 años, ha resultado ser no solo fructífera y duradera, sino que también ha permitido maravillosas oportunidades para el futuro – para el beneficio de Chile, de los Estados miembros de ESO y para el progreso de la ciencia y tecnología. El E-ELT nos ofrece una clara demostración de ello”.

Ojo humanidad

Foto: ESO

Impresión artística del Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT) en el Cerro Armazones.

Según establecen los documentos legales, el Gobierno de Chile transferirá 189 kilómetros cuadrados de terrenos en Cerro Armazones, para la construcción del E-ELT y otorgará una concesión de 50 años en los terrenos adyacentes. Esta gran extensión, de 362 kilómetros cuadrados, protegerá al E-ELT de la contaminación lumínica y de los efectos de la minería. Cuando el E-ELT se encuentre en pleno funcionamiento, a principios de la próxima década, será operado de manera integrada con el Observatorio Paranal de ESO. La ceremonia se enmarca en un Acuerdo firmado en octubre de 2011 por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile y ESO.

El colosal E-ELT

El E-ELT es hasta el momento el proyecto más ambicioso de ESO. Con el inicio de operaciones previsto para principios de la próxima década, el E-ELT abordará los mayores desafíos científicos de nuestro tiempo, y será seguramente protagonista de una serie de notables primicias, puesto que incluirá entre sus funciones el seguimiento de exoplanetas similares a la Tierra que orbitan alrededor de otras estrellas, en áreas que los astrónomos denominan  “zonas habitables”, mundos en donde la vida podría existir.

El E-ELT, con su espejo primario de categoría 40 metros, ha sido llamado el ojo más grande del mundo en el cielo. En marzo de 2010, la montaña llamada Cerro Armazones en la Región de Antofagasta en Chile fue seleccionado por ESO como futura sede para el E-ELT. El nuevo telescopio, estará integrado en el Observatorio Paranal, el que se encuentra a sólo 20 kilómetros de Cerro Armazones, por lo que gran parte de la infraestructura puede ser compartida entre los dos sitios.

A cambio del aporte chileno, ESO extiende el acuerdo que comprende la reserva de una cuota de 10% del tiempo para que las propuestas de investigación de los astrónomos chilenos puedan acceder a la observación con el gigantesco E-ELT. Tras la construcción del E-ELT y otros proyectos en curso, Chile tendrá en su territorio el 60% al 70% de los mayores y más sofisticados observatorios, y centros astronómicos del planeta.

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X