“Líbranos del mal”: El caso real que inspiró la terrorífica película

La exitosa cinta se basa en la historia verídica de Ralph Sarchie, un agente de policía que, en sus ratos libres, junto a un sacerdote, atiende casos de posesión diabólica.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Si el año 2013 fue la película “El Conjuro” la que reventó las taquillas nacionales, este año ha sido la cinta “Líbranos del Mal”, dirigida por Scott Derrickson y protagonizada por Eric Bana y Edgar Ramírez, la que ha cautivado a los espectadores chilenos, quienes parecen cada vez más inclinados a dejarse atrapar por películas de horror y suspenso.

La cinta narra más o menos lo siguiente: Ralph Sarchie (Eric Bana) es un agente de policía de Nueva York que se dedica a investigar una serie de asesinatos que parecen tener relación con posesiones demoníacas. Sus pesquisas lo llevarán a convertirse en una especie de agente-demonólogo y a aliarse con un sacerdote muy poco convencional (Edgar Ramírez), quien es un experto en exorcismos.

Lo que, sin duda, ha ayudado a que la cinta tenga una buena taquilla ha sido la frase “basado en una historia real”, lo cual es efectivo. El policía Ralph Sarchie existe en la realidad y la idea de hacer la película se le ocurrió al director Scott Derrickson después de leer el libro “Cuidado con la noche” (“Beware the night”), coescrito por Sarchie y que él mismo policía definió a la prensa como “un libro de memorias”.

peli

 

El libro (que no tiene que ver con el argumento de la cinta, que es 100 por ciento ficción) revela los misteriosos casos de posesiones de los cuales Sarchie ha sido testigo privilegiado en su carrera de policía. Sus páginas nos muestran a Sarchie cómo un duro policía convertido en cazador de demonios, acompañado siempre de su colaborador, el sacerdote Joe Mendoza. Su vocación, por cierto, le habría venido después que Sarchie sobreviviera a una grave enfermedad que contrajo cuando tenía 10 meses de edad. Cuando se recuperó, su madre Lillian vio la intervención divina. “Dios lo dejó aquí por alguna razón. Para hacer algo”, dijo ella.

El libro “Cuidado con la noche” describe con profusión varios casos de posesión demoníaca, como la historia de Dominick y Gabby Villanova, quienes fueron acosados por un supuesto demonio que se presentó en una nube de humo, en la esquina de su dormitorio. Este incidente llegó acompañado de “gemidos y gruñidos” que se escuchaban desde el sótano y la aparición de palabras escritas al revés en el espejo del baño. Según Sarchie, se trataba “de uno de los demonios más peligrosos del infierno”. O el caso ocurrido en 1992, cuando debió atender el caso de una mujer poseída, atada a una silla, que con fuerzas sobrehumana comenzó a escupir y atacar a los hombres que la rodeaban.

En todos los casos Sarchie aparece siempre acompañado de sus implementos habituales: su pistola 9 mm, una astilla de la Vera Cruz, medallones religiosos, agua bendita y un crucifijo. Todo lo contrario de los llamados parapsicólogos, “que se acercan a fantasmas con sus cámaras y artefactos tecnológicos en lugar de agua bendita y reliquias. Sarchie relata, en todo caso, que “cuando estoy frente a un demonio mi corazón empieza a acelerarse. Y siento una especie de dolor que me indica cuando estoy en la presencia del mal.”

El policía agrega que cuando atiende estos casos no cobra ningún tipo de remuneración. “La verdad es que me gusta ayudar a la gente. Cuando Joe y yo manejamos casos como demonologistas en nuestras horas fuera de servicio, no cobramos un centavo”, confidenció Sarchie, quien admitió en todo caso que se compró una casa en Long Island con el dinero que obtuvo por la venta de los derechos cinematográficos de su libro. “Ayudar a las personas que tienen problemas espirituales no es una carrera para nosotros. Es una vocación que siento como cristiano comprometido porque tengo una misión muy especial: reventar al Diablo y sus demonios.”

El cineasta Scott Derrickson cuenta que después de leer por primera vez el libro escrito por Ralph Sarchie y conseguir el financiamiento para hacer la película, voló a Nueva York para conocerlo. “Me llevó a su comisaría, la más peligrosa del país, y juntos patrullamos por la zona del Bronx de noche. Allí me di cuenta lo serio que era como policía. Se trata de un tipo que se mete continuamente en peleas, persiguiendo a degenerado y criminales, y al que le han disparado en varias oportunidades. Tiene como 300 detenciones a su haber”, cuenta el director de la película “Líbranos del mal”, quien agrega que Sarchie le enseñó en esa oportunidad un montón de cintas de exorcismos reales en los que había participado y que habían sido aprobados por la Iglesia, reproduciéndole también espeluznantes grabaciones de audio. “Nos enseñó documentación de diferentes casos. Lo más sorprendente fue darme cuenta que todo esto era real, que este tipo estaba haciendo todo esto».

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X