Acusaciones por acoso sexual sacuden candidatura de Trump: “Era como un pulpo”

El republicano sigue sumando problemas en la última fase de campaña de la elección presidencial estadounidense.

Guía de: Internacional

En el segundo debate presidencial entre Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton, acaecido el pasado domingo en St. Louis, el candidato por el partido republicano se dio un minuto para responder a las innumerables críticas recibidas tras la filtración de un audio fechado en 2005, por parte del periódico Washington Post, en la que por ese entonces el empresario relataba algunas de sus técnicas de seducción.

Según señala BBC Mundo Trump aprovechó de remarcar que sus dichos correspondían a “conversaciones de vestuario de hombres” y que no escondían hechos en realidad. Además aportó que a su juicio los hechos protagonizados por el marido de Hillary y ex presidente norteamericano, Bill Clinton, eran perores puesto que le fustigó públicamente haber abusado de mujeres. “Si miras a Bill Clinton, lo suyo es mucho peor. Lo mío son palabras y lo de él fueron acciones”.

Pero este miércoles 12 de octubre estallaron algunas acusaciones en contra de Trump que siguen torpedeando su candidatura, que ha sido criticada por prestigiosos medios de comunicación y ha empezado a perder el respaldo de los principales voceros del partido republicano, como el actual presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

Jessica Leeds quien realizó sus denuncias en el New York Times.

Jessica Leeds quien realizó sus denuncias en el New York Times.

“Era como un pulpo”

El diario argentino Clarín señala que el debate televisado prácticamente a todo el mundo, fue presenciado también por Jessica Leeds de 74 años de Manhattan, quien dice tener una experiencia desagradable con el magnate. Cuando era una viajante de una compañía fabricante de papel, compartió un vuelo de primera clase con Trump, a quien en ese entonces nunca había visto con anterioridad, y acusó que tras 45 minutos de vuelo levantó el apoyabrazos del asiento y de inmediato comenzó a tocarla. Leeds señaló que el multimillonario le agarró los pechos e intentó levantar su camisa. “Parecía un pulpo. Sus manos estaban por todos lados”.

Toqueteo inapropiado

Otra de las acusaciones que salieron en contra de Trump fue la de Mindy McGillivray de 35 años, quien reside en Florida, la cual denunció que el magnate inmobiliario la “toqueteó” en 2003, justo al término de un concierto de Ray Charles en el hotel Mar-a-Lago de la zona de Palm Beach y que es propiedad de Trump, como señala el portal web del diario El Mundo de España.

Según el relato de la mujer cuando se encontraba tras bambalinas, acompañando a un fotógrafo, el hoy candidato republicano se puso su derecha junto con la que en ese entonces era su prometida, Melania, cuando de pronto sintió que la agarraban y un “empujón”. Cuando miró vio que Trump estaba a su lado y él esquivó la mirada. McGillivray asegura haber quedado aturdida. “Fue bastante cerca del centro de mi trasero. Me sobresalté, salté”. Con el tiempo la mujer asegura que tuvo otro encuentro con el millonario en el hotel, cuando en una celebración de año nuevo la increpó a la salida de un baño. “Tenía este tono cortés, estaba totalmente coqueteando”.

El hotel Mar-a-Lago, de propiedad de Trump, donde se habrían realizado acosos de parte del candidato.

El hotel Mar-a-Lago, de propiedad de Trump, donde se habrían realizado acosos de parte del candidato.

“Tú sabes que vamos a tener una aventura, ¿verdad?

El último de los supuestos casos de abusos fue denunciado por la periodista de la revista People, Natasha Stoynoff, quien aseguró que fue acosada en 2005 cuando entrevistó a Trump y su esposa Melania, quien por ese entonces estaba embarazada, en la víspera de su primer aniversario de matrimonio.

La periodista relató que viajó a Palm Beach al hotel Mar-a Lago para entrevistar a la pareja. Cuando se estaba realizando la sesión de fotografías, Melania subió a cambiarse de ropa, cuando supuestamente fue interceptada por Trump quien en una habitación la besó. El diario El Mundo reprodujo sus dichos. “Entramos solos a la habitación, y Trump cerró la puerta (…) Me giré, y en segundos, él me empujó contra la pared, y metió su lengua hasta mi garganta”. Posteriormente fueron interrumpidos por un mayordomo y antes de que se reintegrara Melania para proseguir con la entrevista, Trump le espetó. “Tú sabes que vamos a tener una aventura, ¿verdad? Vamos a tener una aventura, te lo digo”.

Cuando llegó Melania, según asegura Stoynoff, Donald Trump volvió a comportarse como un marido cariñoso y atento. Al día siguiente Stoynoff reveló que tenía una cita profesional con un masajista del hotel a la cual llegó tarde. Posteriormente se enteró que Trump la esperó por quince minutos en esa zona y al ver que no llegaba se retiró. “Me acosté en la camilla, pero mis ojos estaban puestos en el pomo de la puerta todo el tiempo. ‘Aparecerá y éste chico le dejará entrar conmigo medio desnuda’. Corté la sesión, me vestí y fui para el aeropuerto”, aseguró.

Foto del Infobae en el cual aparecen la periodista de People Natasha Stoynoff y Trump.

Foto del Infobae en el cual aparecen la periodista de People Natasha Stoynoff y Trump.

Equipo de Trump alega “ataque político”

Como remarca BBC mundo, ninguna de las mujeres que han relatado a los medios de comunicación acosos por parte de Trump ha establecido acciones judiciales en su contra. Por parte del equipo que trabaja en la candidatura del republicano negaron los hechos y expresaron “es absurdo pensar que uno de los líderes empresariales más conocidos del planeta, con un sólido historial de empoderar a las mujeres en sus empresas, haría las cosas que se alegan en esta historia (…) Y que se vuelvan públicas (las denuncias) en el último mes de una campaña presidencial debería decirlo todo. No es más que un ataque político”.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X