Científico español diseñó la primera muñeca sexual que posee inteligencia artificial

Es capaz de interactuar de distintos modos con sus potenciales usuarios, desde compartir en un “ambiente familiar” hasta el plano sexual.

Guía de: Internacional

Samantha, gracias a un algoritmo es capaz de interactuar en distintos modos. Foto La Vanguardia.

Samantha, gracias a un algoritmo es capaz de interactuar en distintos modos. Foto La Vanguardia.

El mercado de las muñecas sexuales se ha tomado la pauta informativa en el mundo. Hace algunas semanas trascendió un noviazgo de un hombre japonés de 61 años, con ‘Saori’, una acompañante de plástico para hacer más llevaderos sus días, así como la irrupción en Barcelona del primer burdel de muñecas, el cual llamó poderosamente la atención de diversos medios de comunicación.

La última noticia acerca de este tema proviene precisamente de la ciudad condal, puesto que el experto en nanotecnología, de origen catalán, Sergi Santos, ha desarrollado a través de los años en una solución moderna para dar a los seres humanos algo que han buscado desde el principio de los tiempos: El afecto.

En resumen, Santos creó un prototipo de muñeca sexual al que denominó ‘Samantha’ y que pesa alrededor de 40 kilos, posee intensos ojos verdes, cabello color castaño y medidas de 90-55-90. ‘Samantha’ es una muñeca fabricada con TPE, elastómero termoplástico, un material revolucionario en el mercado. Su principal virtud es que en su cabeza posee un microprocesador que funciona gracias a un “algoritmo potentísimo”, el cual hace posible que la muñeca logre interactuar en distintos modos: desde familiar, pudiendo acompañarte a ver una película en televisión o derechamente en el plano sexual, teniendo capacidad de llegar al orgasmo, siempre que su acompañante sea capaz de estimularla” convenientemente, dijo el científico al sitio web del diario español “La Vanguardia”.

Según asegura el medio, Santos es un incomprendido entre sus pares, puesto que sus colegas pertenecientes a la exigente comunidad científica mundial no son capaces de empatizar con sus planes y no comprenden por qué el hombre de 38 años está a punto de dejar un trabajo en el cual percibe una gran remuneración en Emiratos Árabes para vender muñecas inteligentes de compañía por internet.

Sergi Santos defiende a brazo partido su proyecto científico, y expresa malestar con sus pares, quienes permanentemente lo cuestionan acerca de la finalidad del mismo, aunque para él está clarísimo. “Estoy muy cansado de intentar explicar lo que hago y que nadie lo entienda o que me digan que no sirve para nada. Ahora mis colegas científicos replican que este proyecto no tiene ningún impacto científico, pero yo pienso todo lo contrario: Samantha es muy fácil de explicar y todo el mundo entiende a la primera para qué sirve. Al fin y al cabo, el objetivo de la tecnología es que se entienda para poder darle una aplicación concreta y así poder venderla”.

Para crear a Samantha, aparte de las complejidades de su disciplina científica. Sergi ha debido estudiar a fondo la industria ligada a las denominadas ‘sex dolls’ y en casa su familia se ha acostumbrado a vivir entre distintos tipos de muñecas sexuales. El siguiente paso de Santos es viajar a China, país en el cual se fabrican la mayoría de las muñecas sexuales, con el fin de establecer una red de proveedores para su incipiente empresa.

Competencia en Estados Unidos

Pero Santos no es el único que ha pensado en lo mismo, por eso le urge materializar su proyecto cuanto antes, debido a que se enteró que las muñecas de RealDoll, empresa líder en el rubro y que proviene de Silicon Valley, quiere lanzar antes de 2018 una muñeca sexual que mantendrá la posibilidad de que el usuario moldee su personalidad y “crear una relación duradera en el tiempo”. Aunque el desafío es grande, el científico catalán planea competir en precio, puesto que planea que su innovación sea posible adquirirla ajustándose a distintos presupuestos.

Su empresa se establecerá en Barcelona, y para desarrollarla cuenta con su esposa Maritsa, quien es a su vez diseñadora; además de una joven física la cual es experta en biociencia; un especialista en electrónica, y un infaltable abogado, el cual desempañará las tareas burocráticas. Aunque la principal labor es conseguir a un inversor que sustente económicamente el emprendimiento.

De todos modos Sergi cree que la principal contribución del proyecto es ayudar a múltiples personas que sufren la falta de afecto en el competitivo mundo moderno. “Mi objetivo no es sólo que copulen con Samantha, sino que se enamoren de ella”, argumenta.

Acá puedes ver un informe del canal de noticias Malága 24h TV

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X