Primer burdel de muñecas sexuales abre sus puertas en Europa: Controvertido negocio

Ya es posible encontrar en Barcelona a realistas muñecas con el fin de tener sexo por horas.

Guía de: Internacional

Luego de un intenso estudio de mercado se instaló en España, y más precisamente en la ciudad condal, la agencia Lumi Dolls, la cual entrega un servicio muy particular y hasta el momento nuevo para los estándares europeos: Un prostíbulo de muñecas sorprendentemente realistas con las que se puede tener sexo.

Esta clase de servicios son furor en Japón y su uso por lo general está asociado al mundo privado. Tanto ha llegado el furor por esta clase de muñecas que a comienzos de año la historia del japonés Senji Nakajami, que mantiene un ‘noviazgo’ con una de ellas fue ampliamente difundido por medios de comunicación en el mundo.

En España, a través de su página web Lumi Dolls ofrece “muñecas totalmente realistas, tanto en el movimiento de sus articulaciones como en el tacto”. La dirección oficial del burdel no ha sido revelada, para proteger la identidad de los usuarios y esta sólo se indica mediante una cita telefónica previa, según indica Russia Today en español.

lumidols

Entre los modelos disponibles está Katy, la cual tiene un aspecto sumamente europeo: Es rubia, mide 1 metro 70 centímetros de altura. También se puede hallar a Leiza, de raza negra y que mide 1 metro 68 centímetros y por supuesto a Lily, asiática, de 1 metro 61 centímetros. Según se indica en el sitio oficial de la agencia “Todas nuestras muñecas, al igual que todas las mujeres, cuentan con cavidad oral, vaginal y anal” y se explicita que antes y después de cada servicio las muñecas son completamente higienizadas, con jabones antibacteriales, aunque se recomienda el uso de preservativo.

Otra cosa que se encargan de explicar en Lumi Dolls es que el servicio se contempla como una auténtica experiencia, puesto que previamente se le pregunta al cliente que con qué ropa o en qué situación particular desea recibir a su ‘mujer’. Además se cuidan detalles como la exhibición de películas a gusto del consumidor “junto a la tenue luz de las velas”.

Las tarifas por acceder a estos servicios no distan mucho de lo ofrecido por mujeres de carne y hueso, y que en España abundan porque es un conocido destino de turismo sexual. De este modo, según informa la agencia, una hora en compañía de estas muñecas tiene un costo de 120 euros, algo así como 82 mil pesos chilenos, mientras que una hora y media se empina sobre los 150 euros lo que en moneda nacional es equivalente a 103 mil pesos.

El tiempo se encargará de establecer si estas muñecas son el futuro de la prostitución, denominada el oficio más antiguo del mundo, o solamente es un fetiche para minorías con poder adquisitivo.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X