Maduro no tendría el apoyo incondicional de Putin: ¿Por qué duda el Kremlin?

La crisis en Venezuela para los rusos es una cuestión de principios, aunque el mandatario ruso no apoyaría hasta las últimas consecuencias al presidente venezolano.

Guía de: Internacional

Aunque parecen cercanas, las relaciones entre Venezuela y Rusia no atraviesan un buen momento.

Aunque parecen cercanas, las relaciones entre Venezuela y Rusia no atraviesan un buen momento.

Desde que Juan Guaidó se autoproclamó como ‘presidente encargado de Venezuela’ y con ello Estados Unidos y otros países de la comunidad internacional apoyaron su moción, en desmedro de Nicolás Maduro, quien logró un polémico triunfo electoral en 2018, Rusia fue uno de los pocos países que se cuadraron desde el comienzo con el oficialismo.

A pesar del respaldo, analistas internacionales estiman poco probable que desde el Kremlin se decidan a rescatar financiera o militarmente a Maduro, según indica Infobae de Argentina. Todo se desprende de las declaraciones del vocero Dmitry Peskov, quien adelantó a la prensa que en el gobierno no ha sido tema de discusión en absoluto.

Las razones que explicarían esta postura sería que Venezuela mantiene una gran deuda económica con Rusia que ascendería a aproximadamente 10 mil millones dólares. Como no ha sido capaz de cumplir a sus compromisos, Maduro ha empezado a pagar enviando barriles de petróleo, aunque según señala el medio argentino, sólo cumple con la mitad de lo pactado, es decir, sólo envía 300 mil barriles por día, en lugar de los 600 mil acordados.

Por otra parte, actualmente Rusia enfrenta un feble panorama económico a raíz de un estancamiento en esa área, por lo que sumado a un potente descontento social, cuenta con fondos limitados para financiar campañas internacionales. En este sentido, Venezuela es importante, pero no una prioridad estratégica. En entrevista al Wall Street Journal, Fyodor Lukyanov, asesor del gobierno ruso, indicó que no ve “ninguna posibilidad de comprometernos, está demasiado lejos y falta la capacidad logística para llevar a cabo una operación sustancial. Económicamente, la situación de Rusia no es muy buena en este momento y otra carga a largo plazo no sería nada bienvenida”.

Para el prestigioso medio estadounidense, la crisis en Venezuela es para Rusia de similares características que las que afectan a Ucrania y Siria, pero al contrario de esas naciones,  el apoyo más visible hasta el momento es un envío de dos bombarderos nucleares para realizar ejercicios militares y que llegó a su destino el pasado diciembre.

Una molestia de proporciones

Según filtró el Wall Street Journal, Putin estaría descontento con la conducción económica de Maduro, porque el presidente ruso dispuso de una completa delegación de funcionarios del ministerio de economía para que ayudara a remediar el desastre financiero en que está sumida Venezuela. Pero el mandatario venezolano se opuso a las recomendaciones rusas, al considerarlas demasiado drásticas y a cambio sólo solicitó ayuda de orden financiero.

Por ese motivo desde Moscú a buscaron acercar posiciones a la oposición al poder, en vista de la contundente victoria opositora en las elecciones de la Asamblea Nacional en 2015 y después de las protestas ocurridas en 2017, indicó el medio norteamericano.

Una cuestión de principios

A pesar de todo lo anteriormente señalado, Moscú se niega a reconocer la legitimidad de Guaidó, que se debe principalmente a sus principios, más que la convicción en que Maduro puede remediar la situación en que está su país. Lukyanov lo sintetizó así: “Si le preguntan a cualquier funcionario del Gobierno ruso, dirán que es un golpe de Estado clásico liderado por los Estados Unidos y su posición no se trata de salvar a Maduro personalmente, sino de adoptar una posición de principio. Para Moscú, no es así como se expulsa a un líder”.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X