Mujeres de Sinaloa se obsesionan con cirugía plástica: Una mirada a la “narcoestética”

En el noroeste de México, corroído por la sangrienta industria del narco, mujeres jóvenes luchan diariamente por verse mejor pasando por el quirófano.

Guía de: Internacional

El antes y después de Emma Coronel, la buchona n°1 por excelencia y esposa del Chapo Guzmán.

El antes y después de Emma Coronel, la buchona n°1 por excelencia y esposa del Chapo Guzmán.

Si uno camina por Sinaloa puede darse cuenta fácilmente que la cirugía plástica está fuertemente arraigada en la cultura popular. Anuncios publicitarios, grandes y pequeños, avisan de cirujanos y productos distribuidos por todo Culiacán y si no existe dinero en efectivo las operaciones pueden pagarse en cómodas cuotas mensuales. Incluso para los cumpleaños es usual que se regalen rinoplastias, senos nuevos y liposucciones.

BBC Mundo recientemente se introdujo en la denominada ‘narcoestética’, esa obsesión de las mujeres de Sinaloa de parecer ‘buchonas’, mujeres con apariencia de reloj de arena que además incluye ropa de marca,  accesorios lujosos y con amantes ligados al narcotráfico. Por lo general están asociadas a acompañar a los narcos, aunque también hay mujeres que sin vínculos reales con el narcotráfico deciden tener una figura como la de la modelo estadounidense Kim Kardashian.

El prestigioso medio británico entrevista a la doctora Rafaela Martínez Terrazas quien tiene mucho trabajo y miles de solicitudes de mujeres que quieren tener figuras soñadas. “Una cintura más pequeña y definida… Caderas más anchas con glúteos más grandes… Y si hablamos de senos, generalmente son grandes. La edad promedio de mis pacientes es de entre 30 y 40 años. Pero con mucha frecuencia vienen mujeres mucho más jóvenes, incluso menores de 18 años que compiten entre sí, a ver quién tiene el mejor cuerpo o la cintura más pequeña”.

La figura de la estadounidense Kim Kardashian es un referente para las buchonas de Sinaloa.

La figura de la estadounidense Kim Kardashian es un referente para las buchonas de Sinaloa.

En muchos casos sus novios son quienes costean las costosas operaciones “Vienen con un novio que paga por la cirugía. Y tengo varios caballeros que me llaman y me dicen: ‘Oiga, doctora, le voy a enviar a una chica para que la opere. Una vez un hombre me llamó y me dijo: ‘Va a llegar fulanita. Me la pela. Y lo hace, así como ya sabe que me gusta. No le vaya a hacer caso a ella, que para eso le pagué. Pues arréglate con ella -respondió-  “porque dentro del quirófano, la paciente toma las decisiones”, relata Martínez Terrazas.

¿Por qué los narcos costean las operaciones de sus novias?

Es conocida la anécdota que unió las vidas de Emma Coronel, esposa del exjefe del cartel de Sinaloa y Joaquín “El Chapo” Guzmán quien hoy purga condena de cadena perpetua más 30 años en una cárcel de alta seguridad en Estados Unidos por cargos de asesinato, lavado de dinero, narcotráfico, estafa y crimen organizado. La mujer aceptó casarse con el peligroso Chapo el día que se coronó ganadora de un concurso de belleza en 2007.

Según BBC Mundo existe un gusto especial entre los narcotraficantes en tener la mujer más exuberante. Pedro, quien no quiso dar su nombre real, se dedica a esta lucrativa e ilegal industria y relata que “más que nada es el morbo de tener una mujer operada, el morbo de ver las nalgas más grandes, los pechos más grandes”.

Pedro señala que les ha pagado operaciones a dos mujeres, incluso a veces ellas mismas buscan un patrocinador y llegan a un acuerdo para que les financien sus operaciones. “Muchas veces la mujer te deja el cuerpo seis meses para ti. Te dice: Si pagas la operación, seré tuya tres, cinco, seis meses”. Esa clase de tratos informales se suele dar, aunque no solamente por cirugías. “Por lo general, si una mujer no es hija de alguien con medios económicos, busca un novio que pueda mantenerla. Entonces, el acuerdo podría ser para cosas como un automóvil, una casa, dinero en efectivo o artículos de lujo”. En Sinaloa campea la pobreza y muchas mujeres no solo buscan un patrocinador, sino que buscan protección en una tierra en que rige la ley del más fuerte.

El Chapo Guzmán, uno de los hombres más peligroso del mundo hoy cumple cadena perpetua en una cárcel estadounidense.

El Chapo Guzmán, uno de los hombres más peligroso del mundo hoy cumple cadena perpetua en una cárcel estadounidense.

Lamentablemente la narcocultura imperante en esa zona de México fomenta la errónea idea que las mujeres son ‘propiedad’ de los hombres, en opinión de la abogada María Teresa Guerra, que defiende a las mujeres en Sinaloa. “Recuerdo el caso de una mujer joven, reina de belleza, que era novia de un narcotraficante. Él pagó por su cirugía estética. Cuando a ella la asesinan, los balazos que le dan se los tiran a las partes que se había operado: a sus pechos y caderas. Expresan su crueldad en las partes del cuerpo en las que el narco había invertido. He conocido a mujeres que quieren desvincularse del narcotráfico, pero es complicado”.

Para Guerra el problema es que “las autoridades todavía no quieren enfrentar este tema de la narcocultura. No hay una lucha seria contra el crimen organizado, todavía hay complicidad. Son los narcos los que están protegidos, no las mujeres”.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios