Inicio » La UC »

Las cinco razones que llevaron a la UC a ser bicampeón

La Franja tuvo una de sus mejores temporadas con el bicampeonato y la obtención de la Súpercopa, en un 2016 que será inolvidable.

Guía de: La UC

Setenta y nueve años tuvieron que pasar para que Universidad Católica pudiera gritar bicampeón. El conjunto de San Carlos de Apoquindo dejó atrás años de frustraciones, segundos lugares y burlas de los rivales para coronar un 2016 histórico. Fueron siete títulos en total, tres de los cuales se lograron por el plantel profesional.

Los Cruzados se consagraron en el Clausura, Apertura y la Súpercopa de la mano de Mario Salas y un plantel que sacó adelante la tarea de forma impecable. Sin discusión posible, la Católica fue el mejor equipo de la temporada y estas son las cinco principales razones de su éxito en esta campaña:

1.- El nivel de los retornados:

factores-uc-bicampeon-1

Fuenzalida y Castillo fueron claves en el gran año de la UC.

A comienzos de año, Nicolás Castillo y José Pedro Fuenzalida volvieron al club que los vio nacer. Ambos prometieron ser campeón y cumplieron con creces. El delantero fue goleador en ambos torneos y la máxima figura en La Franja, mientras que el ‘Chapa’, después de un comienzo irregular, se ganó a la gente con sus goles importantes y un segundo semestre en el que fue factor clave para la escuadra de Salas. Lo mismo corre para Alfonso Parot. El ‘Poncho’ partió a Huachipato seis meses y volvió para el Apertura, donde le dobló la mano al entrenador para terminar jugando todos los minutos en el campeonato nacional y afirmarse como lateral izquierdo, siendo de los jugadores más regulares y queridos por los hinchas.

2.- Refuerzos escogidos con pinzas:

factores-uc-bicampeon-1

Diego Buonanotte, Enzo Kalinski, Ricardo Noir y Sebastián Jaime, cuatro de los refuerzos de la UC, junto a Germán Lanaro.

Castillo, Fuenzalida, Diego Buonanotte, Enzo Kalinski, Ricardo Noir y Sebastián Jaime y Milovan Mirosevic fueron los nombres que llegaron a la Católica el 2016. Salvo Jaime y Mirosevic, que estuvo todo el Apertura en recuperación, los otros tuvieron un rendimiento superlativo. La llegada de los tres argentinos para el segundo semestre fue un acierto absoluto, porque terminaron siendo titulares indiscutidos y se consolidaron como piezas importantes. La sociedad del enganche formado en River y el ahora delantero de Pumas de México, a punta de goles, asistencias y lujos, fue mucho para las defensas rivales y esencial para el bicampeonato.

3.- La irrupción de los formados en casa:

factores-uc-bicampeon-1

Carreño tuvo un gran crecimiento este 2016.

En el primer semestre, Jaime Carreño fue sin dudas el mejor jugador de Los Cruzados. El pequeño volante agarró camiseta de titular y no la soltó en todo el torneo, aportando dinámica, buen juego y un liderazgo que no es común en un joven de 19 años. También fueron aportes fundamentales Jeisson Vargas, que partió a Estudiantes de la Plata antes del Apertura, y Benjamín Kuscevic, que respondieron cada vez que estuvieron en cancha. Pero el canterano del 2016 es, por lejos, Guillermo Maripán. El espigado defensor central se afirmó y tuvo el mejor año de su corta carrera. Fue el líder de la defensa, tuvo un nivel superlativo y sus grandes actuaciones le valieron ser llamado a la Selección para la China Cup de enero.

4.- El crecimiento de Mario Salas:

factores-uc-bicampeon-1

Salas vivió momentos difíciles al comenzar el torneo.

El 2015 fue un año de aprendizaje y muchas frustraciones para el técnico precordillerano. La Franja dejó escapar el Clausura de forma increíble en un 3-3 ante Iquique, que posibilitó el título de Cobresal. Lo mismo ocurrió en el Apertura, cuando finalizó segundo detrás de Colo Colo. Las cosas fueron totalmente distintas esta temporada, exceptuando el fracaso en la Copa Sudamericana. El ex técnico de Huachipato aprovechó las variantes que tenía, le sacó el máximo rendimiento posible a sus futbolistas y pudo sacar adelante la tarea en los momentos más complicados. La Católica se hizo fuerte en lo defensivo, en lo anímico y en la fase final del certamen se consolidó como el mejor equipo del año. El ‘Comandante’ convenció al grupo de que era posible hacer historia. Y lo lograron.

5.- La importancia de los procesos:

José María Buljubasich llegó a Cruzados a mediados del 2010. Seis meses después, estaba celebrando la décima estrella de Universidad Católica. A partir de ahí, fueron muchas temporadas de frustraciones para el ‘Tati’ y la dirigencia. La final perdida ante la ‘U’ el 2011, las tres definiciones perdidas el 2013 y el frustrante año 2015 llevaron al ex arquero a poner su cargo a disposición en varias ocasiones. La cúpula dirigencial lo aguantó y el 2016 trajo las coronas que tan esquivas habían sido. Lo mismo corre para Salas, pues la gente pidió su salida en más de una oportunidad y el DT logró acallar las críticas metiéndose en la historia de la institución. Este semestre el punto de inflexión fue en las semanas previas al Clásico Universitario. El 1-1 con Potosí de local, que se sintió como una goleada en contra y que costó la eliminación de la Sudamericana, y la caída con Wanderers en San Carlos hicieron que los gritos contra el ‘Comandante’ y las críticas hacia Buljubasich y el presidente Juan Tagle se escucharan más fuertes que nunca. La UC se repuso goleando 3-0 a los azules y desde ahí encaminó el rumbo para tener el mejor final posible.

Más sobre La UC

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X