Chesil Beach: Noche de Bodas según Ian McEwan

Esta novela nos transporta a la Inglaterra de 1962, y a una pareja de jóvenes inexpertos en su noche de bodas. Expectativas y temores en Chesil Beach.

Ian McEwan nació el 21 de junio de 1948 en Aldershot, Inglaterra. Estudió en la Universidad de Sussex donde recibió el grado de Licenciado en Literatura Inglesa en 1970. Su trabajo ha sido elogiado por la crítica mundial, y ha ganado numerosas distinciones como el Somerset Maugham Awarden 1976, el Whitbread Novel Award en 1987, el Prix Femina Etranger en 1993.

Ian McEwan fue nominado varias veces al Man Broker Prize for Fiction, hasta que en 1998 lo ganó con su novela Amsterdam. Su novela Expiación (llevada al cine hace algunos años) recibió el WH Smith Literaty Award en 2002, el National Book Critics’ Circle Fiction Award en 2003 y también el Premio de Ficción de Los Angeles Times y el Santiago Prize para la Novela Europea en 2004.

Chesil Beach

Foto: Anagrama

En 2006 ganó el James Tait Black Memorial por su novela SábadoChesil Beach fue nombrado El Libro del Año en 2008 por la British Book Awards, y ese mismo año McEwan fue nombrado Autor del Año para la Reader’s Digest.

En Chesil Beach McEwan nos narra la historia de Florence y Edward, dos jóvenes de 22 años, que en julio de 1962 contraen matrimonio, luego de un romance de un poco más de un año.

Florence es una joven estudiante de música, que ama tocar el violín y ha formado un cuarteto con el cual ensaya e interpreta a Beethoven, Schumann y Brahms entre otros. Viene de  una familia acomodada de Oxford, su padre es un exitoso hombre de negocios, su madre es profesora de Filosofía en la universidad y su hermana pequeña toca al piano.

Edward, en cambio, es un joven de una humilde familia, su padre es maestro de colegio y su madre, luego de un accidente cerebral sólo pinta de vez en cuando y hace recortes de revistas. Edward estudia Historia y tiene grandes proyecciones de escribir libros y hacer clases.

El punto de inicio de Chesil Beach es la noche de bodas después de la ceremonia de matrimonio, la joven pareja se aloja en un hermoso hotel de Chesil Beach, con una hermosa vista a la playa. Es en este momento, cuando Florence y Edward, convertidos en marido y mujer, se enfrentan a la libertad de poder dar rienda suelta a sus deseos e intimidad.

McEwan intercala en la narración de los hechos situaciones pasadas, desde el cómo se conocieron los protagonistas –en una reunión contra las armas nucleares- hasta situaciones personales de los personajes y un leve repaso por algunos momentos de la relación de Florence y Edward  antes del matrimonio, entregando un ritmo narrativo dinámico e interesante. Queremos saber qué va a pasar, pero también queremos saber qué es lo que pasó. McEwan nos pasea por la vida de los protagonistas sin vértigo, como un paseo que se convierte en búsqueda y aumenta nuestra curiosidad.

A través de estas situaciones pasadas McEwan nos entrega ciertas pistas de la construcción mental de los personajes, sus miedos y prejuicios, la pelea interna que sufre cada uno de ellos en silencio para tratar de agradar al otro, no abandonar los modales y mantener la buena educación.

En Chesil Beach, McEwan nos muestra la fragilidad del destino, el cómo las expectativas y deseos nos pueden traicionar y cómo la falta de honestidad por miedo a que pase algo resulta siendo peor que la misma honestidad.

Ian McEwan nos enseña que el amor no es como queremos que sea, que no se puede idealizar ni proyectar, sólo se puede vivir, de manera honesta y transparente, de a dos.

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X